Historias…Abandonado y al borde de la muerte…el fútbol cambió su vida

Detrás de cada jugador de fútbol, detrás de cada crack hay una historia de vida para contar.

La del francés Franck Ribery bien podría ser digna de una película. A poco de nacer fue abandonado por sus padres biológicos, quiénes lo llevaron a un convento de monjas.

Cuándo tenía solo 2 años, un accidente automovilístico estuvo a punto de costarle la vida, en la cara aún quedan esas huellas, que con el paso del tiempo lo hicieron mas fuerte.

“De pequeño se reían de mi, y yo me escondía a llorar en un rincón. Pero eso me hizo fuerte y me ha ayudado en la vida” dijo Franck en una entrevista, hablando sobre su vida en el Convento, del cuál fue expulsado años después por su conducta.

Ribery era muy rebelde, y de niño mostraba un talento increíble para jugar al fútbol. Por su cicatriz en la cara era víctima de burlas, pero el siguió para adelante. En las calles del Barrio de Boulougne-Sur-Mer, en el Norte francés, fue forjando su talento con la pelota en los pies.

Allí conoció a su actual esposa, Wahiba Belhami, quién lo convirtió al Islamismo, donde se hace llamar Bilal Yusuf Mohammed. Alternaba el fútbol en el Unión Sportive de Boulogne, en su barrio, y trabajaba como albañil para llevar el sustento a casa.

Tuvo breves pasajes futbolísticos por clubes como el D’alés, el Brestois y el Metz, pero con poco suceso, hasta que en el 2004 llegó al Galatasaray de Turquía.

Un año después fichó para el Olympique Marsella, donde tuvo una gran temporada que lo catapultó a la selección nacional francesa, disputando la Copa del Mundo en Alemania 2006, donde Francia cayó en la final ante Italia.

Hasta que en el 2007 llegó el salto definitivo para Franck, su llegada al Bayern Munich le cambió totalmente la vida.

En su pasaje por el club bávaro acumula 19 títulos hasta el 2018, 8 Bundesligas, 5 Copas de Alemania, 1 Copa de la Liga y 5 Súper Copas. A nivel internacional una Liga de Campeones, un Mundial de Clubes y una Súper Copa de Europa, todo en el 2013.

Jugó los Mundiales 2006 y 2010 con la selección de Francia, y las Eurocopas del 2008 y 2012, disputó un total de 81 partidos y anotó 16 goles.

El 2013 fue su mejor año personal, donde la UEFA lo condecoró con el premio de Jugador del año, superando en la votación nada menos que a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

“Es para mi una noche muy especial. Siempre es lindo ganar un trofeo. Se lo agradezco a los dirigentes del Bayern, a mis compañeros, a los aficionados. También pienso en mi familia, mis hijos y mi mujer”, dijo Ribery esa noche en Montecarlo al recibir dicho galardón.

Franck Ribery, “Scarface” para algunos, un ejemplo de superación…

Antony Callero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s