Historias…Libonatti marcó el camino…

En 1925, el argentino Julio Libonatti es transferido al Torino de Italia, convirtiéndose en el primer futbolista americano en jugar en el continente europeo, un hecho que marcaría un camino.

Libonatti había nacido en Rosario un 5 de Julio de 1901; debutó en la Primera División de Newell’s Olds Boys de Rosario en 1917, en un partido de la Liga Rosarina.

Con Newell’s consiguió proclamarse campeón en tres oportunidades en esta Liga, y en 1921 logran el Campeonato Argentino, tras vencer a Huracán de Buenos Aires por 3 a 0.

Su gran rendimiento hizo que fuera llamado al seleccionado nacional argentino, participando en la Copa América de 1920, 1921 y 1922.

En la del 21 Argentina se consagraría campeón, y Libonatti máximo scorer del torneo, anotando el gol del triunfo 1 a 0 ante Uruguay en el partido final, disputado en la cancha de Sportivo Barracas, era la primera consagración para la albiceleste.

En 1925 llegaría el gran salto al fútbol italiano, más precisamente al Torino, club en el cuál brillaría durante 9 temporadas -desde 1925 a 1934-, anotando 157 goles en 241 partidos.

Su llegada al club italiano se produjo debido a una visita a Argentina del Sr. Enrico Maroni, presidente del Torino, quién vio a Libonatti y quedó impresionado con su juego

Entre 1926 y 1931, Libonatti también integró la selección nacional italiana, jugando 18 encuentros y anotando 25 dianas, siendo el primer extranjero en vestir la blusa “azzurra”. Su debut fue un 28 de Octubre de 1926 ante Checoslovaquia en un amistoso.

En la temporada 1926-1927 ganan el campeonato italiano, pero son despojados del título por un caso de corrupción que salió a la luz, y al año siguiente en 1928 si consiguen al final el torneo, siendo Libonatti una pieza clave, anotando 35 goles en 24 juegos.

En 1934, y después de algunos años donde las lesiones lo tuvieron a maltraer, se marchó al Genoa, logrando el ascenso a la Serie A. Al año siguiente volvería a jugar en el Genoa, siendo su última temporada como jugador activo.

En la temporada siguiente entrenó el Rimini (1937-1938), cumpliendo una destacada actuación, pero sería su única experiencia como DT en Europa.

Su vida bohemia y de buen pasar, hizo que todo lo que había ganado en el fútbol lo tirara por la borda en pocos años, por lo que volvió a Argentina, siendo entrenador de inferiores en el club que lo vio nacer, Newell’s.

“El matador”, o “el potrillo” como le llamaban, falleció un 9 de Octubre de 1981 en su ciudad natal, Rosario.

Con Libonatti se iniciaba así un éxodo de futbolistas hacia el viejo continente, que se comenzaría a acentuar en la década del 30, y que hoy en nuestros días es algo más que común.

Antony Callero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s