Frases…”El fútbol de verdad se acabó cuando entró el primer secador de pelo en el vestuario”

Don Alfredo Di Stéfano fue uno de los primeros grandes cracks que ha dado el balompié mundial.

Junto con Maradona, Pelé y Cruyff, es considerado uno de los cuatro mejores jugadores del Siglo XX.

Hombre nacido en Buenos Aires, un 4 de Julio de 1926, Di Stéfano debutó en River Plate en Julio de 1945, allí jugó 4 temporadas, hasta que en 1949 emigró a Colombia para formar parte del plantel de Los Millonarios, por ese entonces uno de los clubes mas poderosos del continente.

En 1953, Real Madrid se hace con su fichaje, y allí comenzaría a escribir su nombre con letras doradas en el club “merengue”.

En 11 temporadas ganó 8 Ligas, 1 Copa del Rey, 5 Copas de Clubes Campeones, 2 Copa Latina y 1 Copa Intercontinental, anotando 308 goles en 396 juegos.

Di Stéfano falleció el 7 de Julio de 2014 en Madrid, a los 88 años de edad, allí nacía la leyenda…

Repasemos algunas frases históricas que nos dejó para siempre “La Saeta Rubia”…

“Un partido sin goles es como un Domingo sin sol”

“El fútbol de verdad se acabó cuando entró el primer secador de pelo en el vestuario”

“No se si estoy enamorado de Zidane, pero yo veo que todo lo que hace con el balón es perfecto”

“Ser segundo es ser el primero de los últimos, no vale de nada hacer 200 goles si quedas segundo”

“Las finales no se juegan…se ganan”

“Jugamos como nunca y perdimos como siempre”

“La pelota no se mueve sola, todo lo que hacemos con los pies, lo hemos de hacer antes con la cabeza”

“Se juega mejor con once, si es con doce mejor”

“El balón está hecho de cuero, el cuero viene de la vaca, la vaca come pasto…así que hay que echar el balón al pasto”

“El futbolista que cree saber mas que los otros, es un mentiroso del fútbol”

“Me retiré a los 40 años porque mis hijas un día me miraron y me dijeron: “Papá, calvo y con pantalones cortos no quedas bien”

“Puskas manejaba la bola con la pierna izquierda, mejor que yo con la mano”

“Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”

“Marcar goles es como hacer el amor, todo el mundo sabe como se hace, pero ninguno lo hace como yo”

Antony Callero

Curiosidades…Tres goles en menos de dos minutos !!

Marcar un hatt-trick en menos de 2 minutos parece casi imposible en el fútbol profesional, sin embargo lo consiguió el argentino Eduardo Maglioni, delantero de Independiente de Avellaneda, en un encuentro ante Gimnasia y Esgrima de La Plata.

En partido correspondiente al Metropolitano de 1973, el 18 de Marzo de ese año, Independiente venció a Gimnasia 4 a 0, y Maglioni anotó 3 tantos en 1 minuto y 51 segundos de juego (el otro gol lo anotó el uruguayo Ricardo Pavoni).

Aquel gran equipo de Independiente, dirigido por Humberto Maschio, jugó ese día con Santoro; Commiso, Miguel Ángel López, Sa, Pavoni; Martínez, Montero Castillo, Semenewicz; Balbuena, Maglioni y Mendoza.

Eran años de gloria para el “rojo”, que se había consagrado campeón Metropolitano en 1970 y 1971, y de la Libertadores en 1972, 1973 y 1974.

Maglioni había nacido en Reconquista (Santa Fé) un 14 de Abril de 1946, llegó a Independiente procedente de Sarmiento de Resistencia en 1969, después de haber hecho formativas en Rosario Central.

Fue tras un encuentro amistoso entre Sarmiento de Resistencia y el Santos de Pelé, donde directivos del “rojo” le echaron el ojo. Maglioni anotó un gol ese día, y su equipo igualó 1-1 con el equipo brasileño.

Posteriormente militó en Huracán, para marcharse al fútbol colombiano donde defendió los colores de Millonarios, Atlético Nacional y Unión Magdalena, donde colgó sus botines en 1976.

Antony Callero

Historias…Reyes sin corona…”los mágicos magiares”

Hasta ese momento no se había visto nada igual sobre el campo de juego…Marcaron una época, y son reconocidos como el primer gran equipo de la historia, sin embargo son “reyes sin corona”-

Los “mágicos magiares”, o también denominado “equipo de oro”, se mantuvo invicto durante 32 partidos.

Gusztav Sebes era el entrenador de esta selección de Hungría que maravilló al mundo con su juego en la década del 50, un equipo que tenía como base al Honved de Budapest, por ese entonces reconocido como uno de los grandes del continente.

En 1952, Hungría conseguía el oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki con total autoridad, venciendo sucesivamente a Rumania (2-1), Italia (3-0), Turquía (7-1), Suecia (6-0) y en la final 2-0 a Yugoslavia con goles de Ferenc Puskas y Zoltan Czibor.

Un año después visitan Wembley para enfrentar a los inventores del fútbol, Hungría gana 6-3, es la primera derrota de Inglaterra en casa ante un equipo no británico.

El gran Bobby Robson dijo tras este partido: “Vimos un estilo de juego, un sistema, que nunca habíamos visto antes. Ninguno de estos jugadores significaba nada para nosotros. Nosotros no conocíamos a Puskas, ni a ninguno de esteo futbolistas fantásticos. Nuestra formación WM fue inútil frente a estos rivales. Su juego tuvo un efecto profundo, no sólo en mí, sino para todos nosotros”.

Meses después vendría la revancha en Budapest, y allí Hungría vapulea 7-1 a los británicos, en lo que es la peor derrota sufrida en la historia por el equipo de “la rosa”.

Llegaban al Mundial de Suiza 1954 como claros favoritos, solo Uruguay -actual bi campeón del mundo- aparecía como gran rival de riesgo para este equipo húngaro.

Los pronósticos parecían confirmarse, 9-0 a Corea del Sur y 8-3 a Alemania Federal en la fase de grupos, la superioridad de los dirigidos por Sebes era abrumadora.

En Cuartos de Final llegaría el primer gran desafío, Brasil, pero los “mágicos magiares” sacan adelante el encuentro venciendo 4-2 con doblete de Kocsis, Hidegkuti y Lantos.

Uruguay era el próximo escollo, combinado celeste que hasta el momento no sabía lo que era una derrota en Mundiales.

Sin embargo Hungría se adelantó rápido con goles de Czibor y Hidegkuti, parecía tener todo controlado el conjunto europeo, pero Juan Eduardo Hohberg a los 75 y 86 minutos consigue empatar la contienda y forzar la prórroga.

Allí Uruguay no tuvo mas fuerzas, Hungría prevaleció en el juego, y finalizó ganando 4-2, marcando Sandor Kocsis a los 109 y 116 minutos de juego. De esta manera acababan con el invicto celeste, y se metían en la gran final del mundo.

Su rival allí sería Alemania Federal, la misma que habían derrotado 8-3 en la fase de grupos, aunque en esa oportunidad los teutones jugaron con varios suplentes.

Hungría era amplia favorita, y lo confirman de inmediato con los goles de Puskas a los 6 minutos y Kocsis -máximo anotador del torneo- a los 8.

Contra todo pronóstico Alemania salió a plantar cara, Morlock descontó a los 10, y a los 18 Helmuth Rahn empataba la partida (2-2).

Hungría lo intentaba pero no podía llegar al gol, Alemania se salvaba una y otra vez, pero a poco del final el Wankdorfstadion sería mudo testigo del “Milagro de Berna”, cuando Herlmuth Rahn a los 84 minutos anota el 3-2 para los germanos.

El equipo alemán se consagraba campeón del mundo por primera vez, y en el otro bando era todo desazón, el mejor equipo del mundo caía de pie, fallaba justo en el momento mas importante.

Pese a ese traspié, Hungría continuó posteriormente con otro invicto de 18 juegos, hasta que cayó ante Turquía en 1956, pero ya nada era igual.

Ese año estalló la revolución húngara en aquel país, provocando que los soviéticos invadieran su territorio. Los jugadores mas importantes como Ferenc Puskas, Sandor Kocsis, Zoltan Czibor entre otros, no regresaron mas a su país, y así comenzaba a desaparecer la leyenda de los “mágicos magiares”.

La base de aquel equipo maravilloso estaba formada por Gyula Grosics; Jozsef Bozsik, Mihaly Lantos, Jeno Buzansky, Jozsef Zacarias, Gyula Lorant; Mihaly Toth, Ferenc Puskas, Nandor Hidegkuti, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor.

Antony Callero

Historias…Se fue una leyenda del fútbol mexicano…Nacho Trelles

A los mas jóvenes su nombre quizás no le signifique mucho, pero para quiénes disfrutan del fútbol mexicano desde hace décadas, Don Ignacio Trelles es toda una leyenda de este deporte.

Nacho ha fallecido este Miércoles a los 103 años de edad, y atrás ha quedado un sinfín de anécdotas e historias, de un hombre que vivió para el fútbol.

Nació en Guadalajara un 31 de Julio de 1916, de niño practicaba varios deportes, como atletismo, basket, frontón, pero no sabía lo que era el fútbol.

Fue recién a su llegada a la capital mexicana, donde comenzó su romance con la pelota: “Jugaba basquetbol, frontón y atletismo, pero fútbol nunca. Mi padre tenía que reparar los postes de luz, porque los insurrectos colgaban de ahí a los muertos y nos mudamos a la capital. Llegando a Buenavista, el tren se detuvo y sin querer volteé por el vidrio y vi un campo de fútbol y a jugadores tras la bola. Por primera vez vi que estaban jugando una pelota con los pies. Eso no lo había visto en Guadalajara. Y nunca me imaginé que a partir de entonces iba a estar toda mi vida atado al fútbol” 

Debutó con el Necaxa a los 18 años de edad, en el club de la capital estaría 9 años (1934-1943), en ese lapso ganaría las Ligas de 1935, 1937 y 1938, y la Copa de México de 1935.

En 1943 llegó el momento de marcharse al club mas poderoso del fútbol mexicano, el América, donde jugaría 3 temporadas; ya en el ocaso de su carrera se marcha al Monterrey de México, en 1948 tiene un breve pasaje por el Vikings de Chicago, para colgar los botines en el Atlante ese mismo año.

Pero lo mejor aún estaba por venir, ya que iniciaría una carrera tremendamente exitosa como entrenador.

En 1950 asume en el Zacatepec de la Segunda División, consiguiendo el título y ascenso en su primera experiencia desde los banquillos.

Posteriormente comenzarían a caer los títulos en Primera División, 7 en total, lo que le convierte en el entrenador mas laureado, ellos fueron en 1954 con el Club Marte, en 1955 y 1958 con el Zacatepec, en 1967 y 1968 con Toluca, y los dos últimos en 1979 y 1980 con Cruz Azul.

Además acumula a nivel doméstico 4 Campeonatos de Campeones y 2 Copa México, mientras que a nivel internacional fue campeón de la Copa de Clubes de la CONCACAF en dos oportunidades, 1968 con Toluca y 1983 con Atlante.

Es el segundo entrenador con mas partidos dirigidos en la historia del fútbol mexicano (1.083), y es el que tiene la mayor cantidad de juegos internacionales con la selección mexicana (117).

Dirigió al “tri” en los Mundiales de 1962 y 1966, y en los Juegos Olímpicos de 1964 y 1968, además fue protagonista de la primera victoria de México en un Mundial, ocurrió en 1962, cuando se impuso 3-1 a Checoslovaquia.

Se retiró del fútbol a los 88 años de edad, dirigiendo al Puebla en la temporada 1990-1991. Don Nacho ha fallecido este miércoles en México a consecuencia de un paro cardíaco, atrás quedó una vida dedicada al fútbol.

Son numerosas las anécdotas de Don Nacho, por ejemplo esta: “Una noche atrás había venido a la concentración un golfo ofreciendo mujeres en un bar, entonces me di cuenta que estos dos (Cárdenas y Carbajal) se escaparon y los seguí. Al llegar al lugar entré por la puerta de servicio y le pedí al mesero que me prestara su moño y su servilleta. Ya Carbajal y Cárdenas estaban sentados con mujeres y que les llego, diciéndoles: ‘¿Qué van a ordenar los señores?’ ¡Se quedaron petrificados! Y que me los llevo de regreso casi de las orejas”.

Era muy común verlo protestar con los árbitros, y muchas veces se tuvo que ir antes de tiempo para afuera del terreno de juego, en un encuentro el árbitro Arturo Yamasaki lo invitó a retirarse: “O se va usted o me voy yo” le dijo, a lo que Don Nacho respondió: “pues váyase usted, yo aquí estoy de lo más cómodo”. Acto seguido Yamasaki pitó hacia el centro del campo, y dio por finalizado el juego.

Antony Callero

Historias…La Tragedia de Lima

En el Estadio Nacional de Lima se produjo la mayor tragedia sobre un campo de juego, ocurrió el 24 de Mayo de 1964, y dejó un saldo de 328 personas fallecidas y 500 heridas.

Perú recibía a Argentina por la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, y mas de 47.000 espectadores colmaron el Estadio Nacional ese día.

Argentina ganaba 1-0 con gol de Néstor Manfredi, pero a 6 minutos del final Perú consigue marcar el empate por intermedio de Lobatón; todo era alegría para los locales, hasta que el árbitro uruguayo Ángel Eduardo Pazos anula la conquista, al entender que el delantero peruano había ido con la pierna muy arriba.

De allí en mas la locura invadió a los aficionados, algunos “barras” identificados saltaron al campo de juego para agredir al árbitro, pero las fuerzas del orden los contuvieron.

En las tribunas eran muchos los que querían saltar para hacer justicia por mano propia, mientras otros intentaban huir; los gases lacrimógenos lanzados por la policía terminaron desatando la tragedia, ya que se produjeron avalanchas, donde decenas de personas murieron aplastadas.

En las afueras continuó la furia, los hinchas fueron destruyendo todo lo que encontraban a su paso, y la represión también se hizo mas violenta, fue una noche negra en Lima.

El responsable del operativo era el comandante de policía Jorge Azambuja, quien dio la orden de lanzar los gases. Años después se comprobaría su responsabilidad en el hecho, siendo sentenciado a solo 30 meses de cárcel, no habiendo mas imputados en el caso.

Lo insólito de todo, que mientras todos estos sucesos se desarrollaban aún dentro del Estadio, el Presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Teófilo Salinas, le decía al árbitro: “Salga a dirigir, todavía faltan algunos minutos”.

El capitán del equipo peruano era el conocido Héctor Chumpitaz, quién relata la jugada que ocasionó todo: “Pese a que estábamos jugando bien, ellos se adelantaron…En una jugada un defensor argentino fue a rechazar una pelota, pero mi compañero Kilo Lobatón levantó la pierna y el balón golpeó en él y terminó en gol. El árbitro consideró que había sido falta y anuló el gol. Esa fue la razón del descontento en la grada”.

Prosiguiendo con su relato, Chumpitaz explica: “después que llegamos a los vestuarios hubo personas que salieron y cuando regresaron nos contaron que había dos muertos. ¿Dos muertos?, preguntamos, pensando que uno ya hubiera sido demasiado”.

“Estuvimos allí por dos horas antes de que pudiéramos salir, así que no supimos la magnitud de lo que estaba pasando…Regresando hacia nuestro lugar de concentración íbamos escuchando la radio y hablaban de 10, 20, 30 muertos. Cada vez que salían las noticias el número aumentaba: 50 muertos, 150, 200, 300, 350…”.

Antony Callero

Copa América…Bolivia se queda con una Copa atípica

Entre el 10 y el 31 de Marzo de 1963, Bolivia fue sede del Campeonato Sudamericano de Selecciones, actualmente denominado Copa América.

Mucho se debatió antes del comienzo del torneo, debido a la designación de La Paz como una de las sedes del torneo.

La capital boliviana se alza a 4.600 metros de altura, y muchos consideran inhumano jugar allí. La otra sede sería Cochabamba.

El único que finalmente renunció a participar por ese motivo fue Uruguay, en tanto que Chile tampoco estuvo presente, ya que no fue invitado, debido a que mantenía en ese momento un conflicto de frontera con Bolivia, por el uso del Río Lauca.

Pero aparte de ello, las otras dos selecciones mas poderosas del continente le dieron también la espalda al torneo, tanto Argentina como Brasil se presentaron con selecciones “B”, y sin ninguna de sus principales estrellas.

Fueron 7 los equipos participantes, y el torneo se disputó en la modalidad de todos contra todos. Allí Bolivia se alzaría con el trofeo por primera vez, al sumar 11 puntos en sus 6 presentaciones, producto de 5 triunfos y un empate.

Los del altiplano comenzaron el torneo empatando 4-4 ante Ecuador en gran partido, después se impusieron 2-1 a Colombia, 3-2 a Perú, 2-0 a Paraguay, 3-2 a Argentina y 5-4 a Brasil el día de la consagración en Cochabamba.

El joven Ramiro Blacut, era una de las principales figuras del equipo, siendo elegido como el mejor del torneo, al lado de otros ya consagrados como el capitán Wilfredo Camacho, y otro veterano como Víctor Agustín Ugarte.

Paraguay en tanto resultó ser el sub campeón con 9 puntos, mientras que por detrás acabaron Argentina con 7, Brasil y Perú con 5.

El máximo anotador del torneo fue el ecuatoriano Carlos Raffo con 6 conquistas, seguido con 5 por el boliviano Máximo Alcócer, el argentino Mario Rodríguez, el brasileño Flavio Almeida y el paraguayo Eladio Zárate.

Fue un torneo de escaso nivel futbolístico, pero atractivo, ya que se registraron muchos goles, fueron 91 en 21 encuentros disputados.

Antony Callero

Anécdotas…El soldado Trautmann se deja la vida por sus colores

Bert Traumann…una vida de película…De prisionero de guerra, a héroe inesperado en Wembley.

El fútbol le dio una oportunidad inesperada a Trautmann, aquel soldado alemán de la 2ª Guerra Mundial que fue prisionero de los rusos, de los franceses, y de los norteamericanos, logrando siempre escapar.

Pero finalmente fue capturado por soldados británicos, que lo llevaron a Ostende y posteriormente a Essex.

Era considerado un nazi peligroso, por lo que estaba encarcelado bajo estrictas medidas de seguridad. Allí Trautmann fue reeducado, y de a poco insertado en la sociedad.

Durante su reclusión, el fútbol era un momento importante de ocio, y allí fue puliendo sus condiciones de cancerbero ágil y muy arriesgado.

Ficha para el St. Helens -un equipo amateur- en 1948, pero al año siguiente el Manchester City le echa el ojo.

Sus comienzos en Inglaterra no fueron fáciles, todos lo veían como un nazi y era muy resistido, hasta que las palabras del rabino Alexander Altmann “calmaron las aguas”: “Bert es un joven decente. No podemos castigar a un alemán en concreto, por aquello que haya hecho un país”.

De a poco Trautmann se fue ganando un lugar en el City, llevando al equipo ciudadano a coronarse como campeón de la FA Cup en 1956.

Un año antes, los “citizens” habían caído 3-1 en la final ante el Newcastle, pero en la final del 56 Trautmann se dejó hasta la vida, y el City con su victoria 3-1 frente al Birmingham, logró levantar el codiciado trofeo en Wembley.

A 15 minutos del final, el portero alemán sufrió un duro golpe, quedando tendido en el piso, pero se levantó, y con visibles muestras de dolor continuó en el campo de juego.

El Birmingham buscaba el descuento, pero Trautmann seguía arriesgando su físico, hasta que llegó el pitazo final.

Días después, y realizados los estudios de Rayos X, se determinó que el portero había sufrido una fractura de una vértebra de su cuello, y dislocadas otras 4 vértebras.

Jugaría en el City hasta 1964, totalizando 545 juegos, retirándose del fútbol activo un año después en el Wellington Town.

Fue entrenador en modestos equipos de Inglaterra y Alemania, y después de las selecciones nacionales de Birmania, Tanzania, Liberia y Pakistán.

El legendario portero ruso Lev Yashin dijo una vez “Solo ha habido dos porteros de primera clase mundial. Uno fue Lev Yashin y el otro aquel chico alemán que jugaba en el Manchester, Trautmann.”

Falleció en Valencia un 19 de Julio de 2013, a los 89 años de edad…se iba uno de los mejores porteros de la historia.

Antony Callero