Anécdotas…El “Mágico” González, un loco lindo del fútbol que no quiso ser el mejor

Muchos que le vieron jugar o entrenar, dicen que tenía unas condiciones enormes, y que pudo haber estado a la altura de Maradona en su momento, pero su particular forma de vivir la vida, hizo que Jorge “Mágico” González se negara a ser un grande de verdad.

Para el “Mágico” la noche era su día, y el día era para dormir, la desprolijidad con que se manejó en su vida personal, conspiró para que pudiera llegar mas lejos.

El Salvador hizo su debut mundialista en España 1982, su actuación fue mas que discreta, sufriendo 3 derrotas, una incluso 10-1 ante Hungría, en lo que es la mayor goleada en la historia del torneo.

Sin embargo en ese equipo destacaba un delantero de 24 años -que pertenecía al FAS de su país-, que el periodista Rosalio Hernández lo había bautizado como “El Mago”, por su gran habilidad e improvisación.

Pudo haber fichado por el Paris Saint Germain, también el Barcelona se interesó, pero desistieron, creyendo que podría ser un problema, finalmente fue el Cádiz de la Segunda División quién lo contrató.

“El Mágico” dejó una huella imborrable en sus 9 temporadas en el club “marinero”, y también un sinfín de anécdotas.

“Pepe” Mejías era uno de los estandartes del equipo, y a quién el “Mágico” respetaba mucho. Un día estaban concentrados y era la hora de comer y Jorge no aparecía, ni abría la puerta de la habitación.

“Nos concentrábamos el día de partido. Había una charla antes de la comida y luego nos íbamos a la siesta. Después al estadio. Jorge no se presentó en la charla. Y a la hora de comer, el míster, muy atribulado, me dijo: ‘Anda, sube a su habitación que a Rovira (el masajista) ni le abre ni le contesta. Subí a la habitación y de dos patadas tiré la puerta. Y allí estaba el Mago, reliado a las sábanas, sin atenderme. Le levanté los pies y no me contestaba. Le zamarreé y por fin me dijo algo: ‘Déjame dormir, no voy a comer, despiértame a la hora del partido’. ¿Qué estás diciendo?, le respondí con un zapatazo. Tú te vienes conmigo. Lo agarré por la cintura y lo llevé al lavabo y le pude echar agua. Vale, vale, ahora bajo. No, yo bajo contigo. Era tremendo el Mago. Un genio que ha vivido la vida a su manera”, contaba Mejías en esta anécdota.

Maradona, jugador del Barcelona en ese momento, fue consultado una vez si el era el mejor del mundo en ese momento, a lo que el Diego contestó: “No, hay uno mejor que yo. Se llama Jorge González”.

Hugo Vaca era un futbolista argentino que militaba en el Cádiz, y coincidió con “El Mágico” en el primer equipo, sobre él nos dice: “No sé si habría llegado al nivel de Messi o de Maradona, tal vez no porque para él el fútbol era un divertimento y no un oficio, pero lo cierto es que nunca vi a nadie hacer tanto con tan poco esfuerzo. Recuerdo que cuando tocaba el balón, en los estadios, no sólo en El Carranza, se hacía el silencio”.

Héctor “Bambino” Veira entrenó al Cádiz en la temporada 1990-1991, y el “Mágico” lo volvió loco: “si había que entrenar a las 10, llegaba a las 11 al entrenamiento, si lo hacíamos a los 11 se aparecía a las 12”.

Jorge González, el “Mágico”, uno de esos locos lindos que nos ha dado el fútbol, alguien que pudo haber sido un fenómeno, pero prefirió la bohemia.

Antony Callero

Anécdotas…Gainza ficha por el Athletic para ayudar a su hermano Miguel

Agustín Gainza nació un 28 de Mayo de 1922 en Basauri (Bizcaya); de niño ya tenía grandes condiciones para el fútbol, pero el no se lo tomaba muy en serio.

Su hermano Miguel era quién le entusiasmaba, veía en Agustín un tremendo potencial, y por eso le animó a presentarse a un torneo juvenil organizado por el Athletic Bilbao, con el fin de reclutar jugadores.

Los dos hermanos Gainza fueron seleccionados, pero el menor -“Piru” como le decían- no quería fichar, prefería trabajar antes que dedicarse al fútbol.

Su hermano Miguel debió hacer el servicio militar, siendo destinado a Valencia. Para “convencer” a “Piru”, el Bilbao ofreció la posibilidad de que Miguel fuera trasladado a Bizkaia, con la condición de que el fichara para los rojiblancos.

Fue así, que por hacerle un favor al hermano se metió en esto del fútbol, y de allí en más fue construyendo una carrera de leyenda, hasta convertirse en un histórico de los “leones”.

“Piru” Gainza era un extremo izquierdo de los de antes, rápido, gambeteador, y con gol. Con el Athletic ganó 2 Ligas, las de 1943 y 1956, y nada menos que 7 Copas del Rey, 1943, 1944, 1945, 1950, 1955, 1956 y 1958.

Jugó 20 temporadas con el Bilbao, siendo fiel siempre a esa camiseta hasta su retiro en 1959, disputando un total de 496 partidos y anotando 152 goles.

Integró la selección española en el Mundial de 1950, donde consiguieron el cuarto puesto. Fue 33 veces internacional con la “roja”, marcando 10 goles.

Falleció el 6 de Enero de 1995 a los 72 años de edad, pero su nombre sigue más vivo que nunca en los aficionados del Athletic, el club de su vida.

Antony Callero

Curiosidades…Un niño deja a España fuera del Mundial de Suiza 1954

En el sorteo para la Copa del Mundo de Suiza 1954, España quedó enmarcado en el Grupo 6 de las Eliminatorias, junto a los seleccionados de Turquía y Unión Soviética.

Pocos días después, los soviéticos se bajan del torneo por cuestiones políticas, y la clasificación la deberían dirimir españoles y turcos en partidos de ida y vuelta.

Los españoles eran amplios favoritos, cuatro años atrás habían quedado entre los 4 mejores del Mundial de Brasil, y tenían un equipo muy respetable.

En el primer juego disputado el 6 de Enero de 1954 en el Estadio de Chamartín, España goleó a Turquía 4 a 1 con goles de Venancio, Gainza, Miguel y Alsua II, y daba un paso gigantesco para llegar al Mundial.

Pero dos meses después en Estambul, Turquía da la nota, derrota a España 1 a 0 con un tanto de Burhan a los 15 minutos, y de esa manera forza un tercer partido, ya que no había diferencia de goles.

Tres días después, un 17 de Marzo en la ciudad de Roma, Turquía y España se vuelven a ver las caras y el partido acaba en empate 2 a 2. Arteche adelantó a la “roja”, empató Burhan, y Suat adelantó a los turcos en la segunda mitad. A 10 del final empató Escudero y fueron a la prórroga, donde el marcador no se alteró.

Como hasta ese momento no estaba instaurada la definición por penaltis, se recurre al sorteo para decidir quién sería el clasificado al Mundial.

En una copa se pusieron dos papeles arrollados, uno con el nombre de cada seleccionado, el niño italiano Franco Gemma sería el elegido para este acontecimiento insólito.

Se le vendó los ojos a Franco, y sus manos escogieron un papel, el mismo decía…”Türkiye”. De esa manera España se quedaba fuera de la Copa del Mundo de una manera infame.

Antony Callero

Anécdotas…”Matalo…”

Rubén Sosa brilló en la Copa América de 1989 disputada en Brasil, donde la selección uruguaya obtuvo el sub campeonato por detrás de Brasil, que lo superó 1-0 en el partido decisivo disputado en el Estadio de Maracaná.

Unos días antes, más precisamente el 14 de Julio, Uruguay enfrentaba a Argentina en un duelo clave, el que perdía se quedaba sin opciones de pelear por el título.

Rubén Sosa ese día tuvo una actuación formidable, anotando los dos tantos celestes a los 38 y 81 minutos de juego, Uruguay ganó 2 a 0 y de esa manera llegó en igualdad de condiciones al último partido del cuadrangular final ante los norteños.

En ese partido ante los argentinos, el entrenador Carlos Salvador Bilardo estaba “sacado”, porque sus jugadores no podían parar al “Principito”, y desde afuera les gritaba “matalo…”. Pese a la indignación del DT argentino, no hubo forma.

Cerca de las 3 de la mañana, Carlos Bilardo junto a su capitán Oscar Ruggeri tocaron la puerta de la habitación que compartían Rubén Sosa y Santiago Ostolazza, ya que ambos planteles estaban alojados en el mismo hotel.

Ante la sorpresa de los uruguayos, el entrenador y el “Cabezón” fueron a pedirle disculpas a Rubén Sosa por los dichos fuera de lugar. Ruggeri en ese momento jugaba en el Real Madrid, y le dijo al “Principito”…”mirá que los de mi banda te quieren allá”…

Antony Callero

Anécdotas…¿Se imaginan un árbitro a caballo?

El fútbol a través de la historia ha registrado muchos hechos curiosos, y que hoy carecerían de lógica.

Lo que vamos a relatar ocurrió en el año 1925 en un partido de la Segunda División en la ciudad de Córdoba (Argentina), enfrentándose los equipos de Peñarol y Velez Sarfield.

No era un partido mas, ambos se jugaban el ascenso en la cancha del barrio El Abrojal, con el arbitraje del Sr. Carlos Libertario Linossi, quién llegó al campo de juego en su caballo.

En el tramo final del encuentro, Peñarol anota el 2-1, y esto provoca la ira de los simpatizantes de Velez, quiénes ingresen enfurecidos al campo de juego para golpear a los futbolistas del equipo rival.

El fútbol dio lugar a una verdadera batalla campal, pero rápidamente y ante la atónita mirada de todos, el árbitro Linossi se subió a su caballo y comenzó a sacar del campo a los exaltados hinchas.

En pocos minutos Linossi logró despejar el terreno de juego, y el partido se reanudó, con el árbitro pitando arriba de su caballo. Peñarol mantuvo el 2-1 hasta el final y logró de esa manera el ascenso a la Primera División del fútbol cordobés.

Antony Callero

Curiosidades…¿Nos esperan que llegamos un poquito más tarde?

La selección de Egipto pudo haber sido el participante número 14 del primer mundial de fútbol disputado en Uruguay, sin embargo la FIFA no dio su lugar a su pedido, y los africanos no pudieron estar presentes en la primera edición del torneo.

Debido a lo largo del viaje en barco, Egipto solicitó al máximo ente rector del fútbol la postergación del torneo por unos días, pero la negativa fue rotunda, y por lo tanto los “faraones” debieron esperar 4 años más para estrenarse en una Copa del Mundo.

Lo hicieron en Italia 1934, después de dejar en el camino en las Eliminatorias a un seleccionado de Palestina, al cual golearon 7-1 en casa y 4-1 en Tel Aviv.

En el Mundial debieron enfrentar en primera fase a Hungría, uno de los mejores equipos de Europa en ese momento.

Los egipcios hicieron un partido aceptable, vendiendo cara la derrota 4 a 2 ante los húngaros.

Teleki a los 11 puso en ventaja a los “Magyares”, aumentó la cuenta Toldi a los 27, pero Fawzi con un doblete a los 31 y 39 minutos dejaba todo como al principio.

En la segunda parte Hungría apretó el acelerador y se llevó el triunfo gracias a los tantos de Vincze a los 53 y Toldi a los 61.

Así de esa manera culminó la primera participación africana en una Copa del Mundo de la FIFA.

Antony Callero

Anécdotas…Subiabre tumba a Monti para algarabía de todos los uruguayos

En 1930 Uruguay organizó el primer Mundial de Fútbol, y allí entre los 13 participantes estuvo el seleccionado de Chile, dirigido por el húngaro Gyorgi Orth, de solo 29 años de edad.

Chile quedó enmarcado en el único grupo de 4 seleccionados, junto a México, Francia, y uno de los favoritos, Argentina.

Según lo que cuentan las crónicas de la época, el delegado chileno Aquiles Frías no estuvo presente en ese sorteo, ya que no fue avisado del mismo, y de esta manera Chile fue perjudicado, siendo incluido en un grupo sumamente complicado.

Debutaron venciendo a México 3 a 0, con doblete de Carlos “El Zorro” Vidal, y otro en contra de Manuel Rosas.

Posteriormente llegó una apretada victoria 1 a 0 ante Francia, con tanto anotado por su goleador Guillermo Subiabre, ante un centro de Villalobos, encuentro donde el portero francés Thepot le contuvo un penalti a Vidal.

El 22 de Julio en el Estadio Centenario definía el grupo, y la clasificación a semifinales nada menos que contra Argentina, que se impuso a los franceses 1 a 0, y 6 a 3 a los mexicanos.

Un rápido doblete del goleador Guillermo Stábile a los 12 y 13 minutos adelantó a los rioplatenses, descontó Subiabre a los 15, pero Mario Evaristo a los 51 dio cifras definitivas, Argentina 3 Chile 1.

Durante el encuentro se dio un encontronazo entre el famoso Luis Monti, centro half argentino de 1,87 metros de altura, y el pequeño “Chato” Subiabre, que medía solo 1,55.

El propio Subiabre cuenta la jugada: “Monti era el matón de los argentinos y golpeaba a los nuestros en cada atajada. Era recio, cochino y, bueno, yo que también soy carne amarga, estaba quemado. (…) Y vino una nueva intervención brusca de Monti; salté para parar con el pecho la pelota y el argentino me dio un puntapié que me hizo caer medio muerto. (…) Me levanté del suelo, y con toda la rabia que me producía el dolor del golpe, le pegué el puñete. Vi que se derrumbaba esa mole y que luego lo paraban y se volvía a caer como billete viejo. (…) Algo me deben los uruguayos del Campeonato que conquistaron. Monti era el guapo y yo se los amansé. Me lo pagaron bien, porque donde iba me atendían y me daban las gracias”.

Sin dudas de que los aficionados presentes ese día en el Centenario, celebraron en gran forma el golpe de Subiabre, como si hubiera sido un gol uruguayo.

Antony Callero