Anécdotas…¿Se imaginan un árbitro a caballo?

El fútbol a través de la historia ha registrado muchos hechos curiosos, y que hoy carecerían de lógica.

Lo que vamos a relatar ocurrió en el año 1925 en un partido de la Segunda División en la ciudad de Córdoba (Argentina), enfrentándose los equipos de Peñarol y Velez Sarfield.

No era un partido mas, ambos se jugaban el ascenso en la cancha del barrio El Abrojal, con el arbitraje del Sr. Carlos Libertario Linossi, quién llegó al campo de juego en su caballo.

En el tramo final del encuentro, Peñarol anota el 2-1, y esto provoca la ira de los simpatizantes de Velez, quiénes ingresen enfurecidos al campo de juego para golpear a los futbolistas del equipo rival.

El fútbol dio lugar a una verdadera batalla campal, pero rápidamente y ante la atónita mirada de todos, el árbitro Linossi se subió a su caballo y comenzó a sacar del campo a los exaltados hinchas.

En pocos minutos Linossi logró despejar el terreno de juego, y el partido se reanudó, con el árbitro pitando arriba de su caballo. Peñarol mantuvo el 2-1 hasta el final y logró de esa manera el ascenso a la Primera División del fútbol cordobés.

Antony Callero

Curiosidades…¿Nos esperan que llegamos un poquito más tarde?

La selección de Egipto pudo haber sido el participante número 14 del primer mundial de fútbol disputado en Uruguay, sin embargo la FIFA no dio su lugar a su pedido, y los africanos no pudieron estar presentes en la primera edición del torneo.

Debido a lo largo del viaje en barco, Egipto solicitó al máximo ente rector del fútbol la postergación del torneo por unos días, pero la negativa fue rotunda, y por lo tanto los “faraones” debieron esperar 4 años más para estrenarse en una Copa del Mundo.

Lo hicieron en Italia 1934, después de dejar en el camino en las Eliminatorias a un seleccionado de Palestina, al cual golearon 7-1 en casa y 4-1 en Tel Aviv.

En el Mundial debieron enfrentar en primera fase a Hungría, uno de los mejores equipos de Europa en ese momento.

Los egipcios hicieron un partido aceptable, vendiendo cara la derrota 4 a 2 ante los húngaros.

Teleki a los 11 puso en ventaja a los “Magyares”, aumentó la cuenta Toldi a los 27, pero Fawzi con un doblete a los 31 y 39 minutos dejaba todo como al principio.

En la segunda parte Hungría apretó el acelerador y se llevó el triunfo gracias a los tantos de Vincze a los 53 y Toldi a los 61.

Así de esa manera culminó la primera participación africana en una Copa del Mundo de la FIFA.

Antony Callero

Curiosidades…Athletic Bilbao y una goleada de escándalo frente al Barcelona

El 8 de Febrero de 1931 en el Estadio de San Mamés, ante unos 9.500 espectadores, el Athletic Bilbao derrotaba al Barcelona 12 a 1, en lo que es hasta el momento la mayor goleada en la historia de la Liga Española de Primera División.

El pobre portero catalán Llorens tuvo que ir nada menos que 12 veces a buscar el balón al fondo del arco.

Fue la gran tarde de Agustín Sauto, más conocido como Bata, quién anotó 7 de esos 12 tantos, e incluso tuvo el desparpajo de decir al final del encuentro, que no marcó mas goles porque vio la cara del portero y le dio pena.

Ademas de Bata, marcaron ese día Gorostiza, Lafuente, Iraragorri, Garizurieta y Zabalo en propia puerta, descontando Goiburu para los catalanes.

El equipo “vasco” fue campeón de Liga esa temporada por diferencia de goles, ya que había culminado empatado en la primera posición junto al Racing y el Real Madrid.

Antony Callero

Curiosidades…Soñaba con ser ciclista y se convirtió en el mejor portero del mundo

La historia de Thibaut Courtois es más que curiosa, ya que de niño ni en sueños pensaba en ser portero de fútbol.

En su casa si bien el fútbol era un deporte que siempre estaba arriba de la mesa en los debates, no era el principal.

Sus padres jugaban al voley en forma profesional en el Genk de su país, al igual que su hermana, quién integra la selección nacional belga.

Thibaut de niño también practicó voley, pero su gran pasión era el ciclismo, deporte muy popular en aquel país.

Poco a poco el fútbol se le fue apegando y la bicicleta comenzó a quedar a un lado.

A los 8 años ingresa en las infantiles del Genk, pero en sus inicios no lo hacía en la portería, sino como lateral izquierdo.

Viendo su buen físico, y la falta de porteros en el equipo, Thibaut comienza a pararse bajo los 3 palos, comenzando allí una carrera totalmente ascendente.

A los 17 años debuta en la Primera División del Genk, donde jugaría hasta el 2011, donde ficha por el Atlético Madrid.

En el club “colchonero” estaría 3 temporadas rayando a gran nivel, hasta que en el 2014 se marcha al Chelsea de Inglaterra.

Después de un Mundial de Rusia sobresaliente, donde consiguió hacerse con el trofeo “Guante de Oro” como mejor portero, el Real Madrid consigue hacerse con su fichaje por una suma cercana a los 35 millones de euros.

Courtois, un elegido que triunfó en el fútbol, pero que perfectamente lo podía haber hecho también en otro deporte.

Antony Callero

Curiosidades…Irlanda del Norte pide a la FIFA no jugar el Domingo

El seleccionado de Irlanda del Norte hacía su debut en la Copa del Mundo en el Mundial de Suecia 1958.

Al conocerse el fixture del torneo, el Jefe de la Delegación norirlandesa solicitó a la FIFA no jugar los días Domingo, ya que era el “Día del Señor” en su país.

No tuvieron que pensarlo dos veces los directivos de la FIFA, la contestación fue un rotundo no, ya que esto alteraría todo el calendario del torneo.

Los directivos de la Federación norirlandesa viendo que no había solución, tuvieron que aceptar finalmente jugar el Domingo, y tan mal no les fue.

Debutaron el Domingo 8 de Junio venciendo a Checoslovaquia 1 a 0 con gol de Cush, y el Domingo 15 de Junio igualaron 2 a 2 con Alemania con doblete de Mc Parland.

Irlanda del Norte avanzó en ese torneo a los Cuartos de Final, donde cayó 4-0 frente a la Francia de Just Fontaine y Raymond Kopa, completando así una muy buena actuación, y lo del Domingo pasó a ser solo una anécdota mas del torneo.

Antony Callero

Curiosidades…Perucchini se manda uno de los “bloopers” del año

Ocurrió este Jueves en el Stadio Renzo Barbera (Palermo), jugaban Ascoli y Palermo por la Jornada 17 de la Serie B Italiana.

Al minuto 26 un defensor cede la pelota atrás al portero, pero Filippo Perucchini se enredó con el mismo en los pies, y el balón acabó en el fondo de la red, convirtiéndose así en uno de los “bloopers” mas destacados del 2018.

El local Palermo -líder del torneo- acabó ganando el juego 3 a 0, ya que Chochev y Szyminski aumentaron la cuenta en el tramo final del mismo, pero sin dudas el gol de Perucchini quedará en la mejor anécdota.

Antony Callero

Anécdotas…La guerra, el fútbol y una tregua de Navidad…

En Junio de 1914, Europa se vio conmovida por el primer gran conflicto bélico del Siglo XX, la Primera Guerra Mundial.

El asesinato de Francisco Fernando de Austria, heredero del trono del Imperio austro-húngaro, fue el hecho que desencadenó todo, y que tuvo como principales protagonistas a los Imperios Alemán, Austro-húngaro, Otomano, Ruso y Británico, además de Francia e Italia.

El 28 de Julio el Imperio austro-húngaro invadió Serbia, mientras que por otro lado, el Imperio Alemán ingresó en territorios de Bélgica, Luxemburgo y Francia, lo que provocó que Rusia entrara en acción atacando a los alemanes, cuando estos pretendían ir hacia París.

En 1917 estalla la revolución Rusa, la nación se vio envuelta en una cruenta guerra civil que obligó a los rusos a retirarse del conflicto.

Estados Unidos había declarado la guerra al Imperio germano en Abril de 1917, tras el hundimiento del Transatlántico Lusitania, por parte de un submarino alemán. Esto provocó que los americanos lanzaran una ofensiva al año siguiente que hizo que las tropas alemanas retrocedieran. El 11 de Noviembre de 1918 el conflicto llegó a su fin al aceptar Alemania la firma del armisticio.

La anécdota que queremos contar en este artículo ocurrió en Diciembre de 1914, donde los soldados de ambos bandos decidieron hacer una tregua para poder pasar una Navidad en paz.

Los soldados alemanes decoraron árboles de Navidad con luces y entonaron Villancicos navideños, ante la sorpresa de sus enemigos británicos y franceses apostados en sus trincheras.

Desde el otro bando se alzaron las banderas blancas en son de paz, y caminaron para el lado alemán, donde se unieron a sus pares para celebrar ese día tan especial, y que por unas horas los alejaba del horror de la Guerra.

Hacía mucho frío, pero esto no impidió que los dos ejércitos disputaran incluso un partido de fútbol en señal de confraternidad. Se utilizaron buzos como arcos, y el terreno de juego no estaba delimitado, pero nada importaba, era un momento de esparcimiento que se disfrutó a pleno.

Un soldado alemán llamado Johannes Niemann, describió este suceso en su libro diario: “un soldado escocés apareció cargando un balón de fútbol; y en unos cuantos minutos, ya teníamos juego. Los escoceses hicieron su portería con unos sombreros raros, mientras nosotros hicimos lo mismo. No era nada sencillo jugar en un terreno congelado, pero eso no nos desmotivó. Mantuvimos con rigor las reglas del juego, a pesar de que el partido sólo duró una hora y no teníamos árbitro”, expresaba Niemann.

“Muchos pases fueron largos y el balón constantemente se iba lejos. Sin embargo, estos futbolistas amateurs a pesar de estar cansados, jugaban con mucho entusiasmo. Nosotros, los alemanes, descubrimos con sorpresa cómo los escoceses jugaban con sus faldas, y sin tener nada debajo de ellas. Incluso les hacíamos una broma cada vez que una ventisca soplaba por el campo y revelaba sus partes ocultas a sus ‘enemigos de ayer’. Sin embargo, una hora después, cuando nuestro Oficial en Jefe se enteró de lo que estaba pasando, éste mandó a suspender el partido. Un poco después regresamos a nuestras trincheras y la fraternización terminó. El partido acabó con un marcador de tres goles a favor nuestro y dos en contra. Fritz marcó dos, y Tommy uno”, concluía el relato del soldado alemán sobre este episodio curioso que se dio en la Primera Guerra Mundial.

Los altos mandos se mostraron muy enfadados al enterarse de la tregua que habían impuesto ambos bandos, pero al otro día todo era ya historia, la confraternidad había concluido, las armas se volvían a cargar y volvían a ser enemigos en el campo de batalla.

Antony Callero.