Anécdotas…Subiabre tumba a Monti para algarabía de todos los uruguayos

En 1930 Uruguay organizó el primer Mundial de Fútbol, y allí entre los 13 participantes estuvo el seleccionado de Chile, dirigido por el húngaro Gyorgi Orth, de solo 29 años de edad.

Chile quedó enmarcado en el único grupo de 4 seleccionados, junto a México, Francia, y uno de los favoritos, Argentina.

Según lo que cuentan las crónicas de la época, el delegado chileno Aquiles Frías no estuvo presente en ese sorteo, ya que no fue avisado del mismo, y de esta manera Chile fue perjudicado, siendo incluido en un grupo sumamente complicado.

Debutaron venciendo a México 3 a 0, con doblete de Carlos “El Zorro” Vidal, y otro en contra de Manuel Rosas.

Posteriormente llegó una apretada victoria 1 a 0 ante Francia, con tanto anotado por su goleador Guillermo Subiabre, ante un centro de Villalobos, encuentro donde el portero francés Thepot le contuvo un penalti a Vidal.

El 22 de Julio en el Estadio Centenario definía el grupo, y la clasificación a semifinales nada menos que contra Argentina, que se impuso a los franceses 1 a 0, y 6 a 3 a los mexicanos.

Un rápido doblete del goleador Guillermo Stábile a los 12 y 13 minutos adelantó a los rioplatenses, descontó Subiabre a los 15, pero Mario Evaristo a los 51 dio cifras definitivas, Argentina 3 Chile 1.

Durante el encuentro se dio un encontronazo entre el famoso Luis Monti, centro half argentino de 1,87 metros de altura, y el pequeño “Chato” Subiabre, que medía solo 1,55.

El propio Subiabre cuenta la jugada: “Monti era el matón de los argentinos y golpeaba a los nuestros en cada atajada. Era recio, cochino y, bueno, yo que también soy carne amarga, estaba quemado. (…) Y vino una nueva intervención brusca de Monti; salté para parar con el pecho la pelota y el argentino me dio un puntapié que me hizo caer medio muerto. (…) Me levanté del suelo, y con toda la rabia que me producía el dolor del golpe, le pegué el puñete. Vi que se derrumbaba esa mole y que luego lo paraban y se volvía a caer como billete viejo. (…) Algo me deben los uruguayos del Campeonato que conquistaron. Monti era el guapo y yo se los amansé. Me lo pagaron bien, porque donde iba me atendían y me daban las gracias”.

Sin dudas de que los aficionados presentes ese día en el Centenario, celebraron en gran forma el golpe de Subiabre, como si hubiera sido un gol uruguayo.

Antony Callero

Historias…Pione Sisto…de refugiado de guerra a jugar un Mundial con Dinamarca

La historia de Pione Sisto quizás sea muy similar a la de muchos jóvenes africanos que se hicieron un lugar en el fútbol europeo, aunque su llegada fue por demás traumática.

El joven Sisto nació en Uganda, país donde sus padres se habían refugiado tras escapar de una cruenta guerra civil que se había desatado en Sudán del Sur, de donde eran originarios.

Entre 1983 y 2005, casi 2 millones de personas perdieron la vida en Sudán, sus padres pudieron escapar de esa tragedia, y consiguieron emigrar posteriormente a Dinamarca como refugiados. Pione tenía solo 2 meses, y en aquel país tan lejano los Sisto conseguirían rehacer su vida, junto a sus 8 hijos.

A los 7 años comenzó a jugar al fútbol en el Tjorring de su ciudad (Skive); sus buenas cualidades no pasaron desapercibidas, y fue fichado por el club principal de la zona, el Midtjylland de la ciudad de Herning, con el cuál llegaría a debutar en Primera División en el 2012, con solo 17 años de edad.

En la temporada 2013-2014 fue elegido jugador del año por la Asociación de Futbolistas de aquel país, y al año siguiente tendría una actuación destacada cuando el Midtjylland se corona campeón de la Liga Danesa.

En Diciembre del 2014 había conseguido la nacionalidad danesa, siendo convocado primero para la selección Sub 21, y posteriormente para la Absoluta, con la cuál debutó oficialmente el 4 de Septiembre de 2015 frente a Albania, por las Eliminatorias para la Euro 2016.

Cuando comenzó a ganar su primer dinero como profesional, viajó a su país de origen, ya que quería saber de donde venía: “Había visto imágenes, pero fue algo completamente distinto. El modo de vida y los pocos recursos que tienen…”, expresó casi desolado el futbolista.

En Julio del 2016 se produciría un hecho que cambiaría definitivamente su vida, cuando ficha por el Club Celta de Vigo de la Primera División Española, el cuál pagó la suma de 6,7 millones de euros, firmando un contrato por 5 temporadas.

Sus buenas actuaciones en el equipo de Vigo, hizo que el entrenador Hareide Age convocara a Sisto para el Mundial de Rusia 2018, siendo titular en el primer juego ante Perú, donde Dinamarca logró vencer 1 a 0.

Repitió titularidad en el 1-1 ante Australia y el 0-0 frente a Francia, mientras que en el partido de Octavos de Final ante Croacia fue relegado al banquillo de suplentes, ingresando en el segundo tiempo de la prórroga. Pese a la extraordinaria actuación de su portero Kasper Schmeichel, Dinamarca caería en la tanda de penaltis, y se despediría del Mundial.

Pione Sisto es otro de los casos de superación personal, donde el fútbol le permitió abrirse camino wn

Antony Callero

Historias…Flamengo alcanza la gloria en el Centenario

Flamengo es el club mas popular de Brasil, y el de mayor cantidad de “torcedores” en el continente americano, pero pese a ello recién en 1981 -en la 22ª edición del torneo- consiguió participar por primera vez de la Copa Libertadores de América.

Su estreno en el torneo no iba a pasar desapercibido, ya que Flamengo de la mano de un Zico en su máximo esplendor, conseguiría alcanzar la máxima gloria en el continente.

Compartió el Grupo 3 junto a Atlético Mineiro de su país, y los paraguayos Cerro Porteño y Olimpia. Flamengo y Atlético Mineiro acabaron primeros con 8 puntos, y tuvieron que jugar un desempate.

El mismo se disputó el 21 de Agosto en Goiania, el partido estaba a 0 a 0, pero a los 35 minutos se suscitaron incidentes que acabaron con la expulsión de 5 jugadores del equipo mineiro. El partido se suspendió, y la Confederación Sudamericana otorgó el triunfo a Flamengo 3-0.

En la segunda fase participaban los 5 ganadores de grupos, más el campeón de la edición anterior, el Club Nacional de Fútbol. Se formaban dos series de 3 equipos, y los primeros avanzaban a la final.

Flamengo ganó con autoridad el Grupo A, venciendo en los 4 encuentros, 1-0 a Deportivo Cali y 2-1 a Jorge Wilstermann, ambos de visitante, y 3-0 y 4-1 respectivamente jugando en casa.

En la otra serie, Cobreloa de Chile se había sacado de encima a los uruguayos Nacional y Peñarol contra pronóstico, y se plantaba también en la gran final.

El partido de ida se jugó en el Estadio de Maracaná, y Flamengo logró imponerse 2-1 con doblete de Zico a los 12 y 30 minutos, en tanto que Merello a los 65 descontó para los trasandinos.

Una semana después en el Nacional de Santiago de Chile, el equipo local se hizo fuerte, venciendo 1-0 a los norteños con un gol de Víctor Merello a los 79, y forzando así un tercer y decisivo encuentro.

El 23 de Noviembre en el Estadio Centenario, Flamengo y Cobreloa se volvían a ver las caras, esta vez no habría sorpresas, el poderoso conjunto carioca vencería 2-0 con doblete de Zico nuevamente a los 18 y 79 minutos, y de esta manera alzaba por primera vez el máximo trofeo continental.

Los dirigidos por Paulo César Carpegiani entraron al campo ese día con Raúl, Nei Días, Marinho, Mozer y Junior; Leandro, Andrade y Zico; Tita, Nunes y Adilio, ingresando Anselmo en la segunda parte.

Zico fue el jugador desequilibrante para el “Fla”, siendo además el máximo anotador del certamen con 11 goles en 13 partidos disputados.

Antony Callero

Historias…”El abrazo del alma” ¿la mejor foto de la historia de los Mundiales?

El fotógrafo Ricardo Alfieri (Padre) de revista “El Gráfico”, estaba con su máquina pronta ese día, Argentina se consagraba campeón del mundo, y había que inmortalizar en fotos ese momento.

Era un 25 de junio de 1978, el Estadio Monumental de Nuñez era un hervidero, después de 120 minutos dramáticos, Argentina había derrotado a Holanda 3 a 1 y lograba adjudicarse por primera vez la Copa del Mundo.

Desde la tribuna, un muchacho sin brazos llamado Víctor Dell’Aquila, había saltado a la cancha para “abrazarse” con sus ídolos.

El mismo protagonista cuenta ese momento, que quedó inmortalizado para siempre en la foto de Ricardo Alfieri:

“Estaba en la platea que está sobre Figueroa Alcorta, cuando faltaba poco para terminar el partido me fui bien abajo y me senté. En esa época era un pendejo, pesaba 50 kilos y tenía un buen estado. Cuando vi que el referí levantó la mano, pasé los pies, flexioné y ¡tac! Caí paradito. Pero seguían jugando, habían adicionado minutos. Entonces caminé despacito y me puse al lado del palo de Fillol. Y cuando tocó pito el juez salí corriendo en busca de alguien a quien abrazar. En un momento, Tarantini se arrodilló como rezándole a Dios. Fillol hizo lo mismo y se abrazaron. Justo llegué yo. Me frené y las mangas se fueron para adelante. Y ahí Alfieri sacó la foto. Yo la tengo dedicada por él”.

Así fue que nació el “abrazo del alma”…

Antony Callero

Anécdotas…La guerra, el fútbol y una tregua de Navidad…

En Junio de 1914, Europa se vio conmovida por el primer gran conflicto bélico del Siglo XX, la Primera Guerra Mundial.

El asesinato de Francisco Fernando de Austria, heredero del trono del Imperio austro-húngaro, fue el hecho que desencadenó todo, y que tuvo como principales protagonistas a los Imperios Alemán, Austro-húngaro, Otomano, Ruso y Británico, además de Francia e Italia.

El 28 de Julio el Imperio austro-húngaro invadió Serbia, mientras que por otro lado, el Imperio Alemán ingresó en territorios de Bélgica, Luxemburgo y Francia, lo que provocó que Rusia entrara en acción atacando a los alemanes, cuando estos pretendían ir hacia París.

En 1917 estalla la revolución Rusa, la nación se vio envuelta en una cruenta guerra civil que obligó a los rusos a retirarse del conflicto.

Estados Unidos había declarado la guerra al Imperio germano en Abril de 1917, tras el hundimiento del Transatlántico Lusitania, por parte de un submarino alemán. Esto provocó que los americanos lanzaran una ofensiva al año siguiente que hizo que las tropas alemanas retrocedieran. El 11 de Noviembre de 1918 el conflicto llegó a su fin al aceptar Alemania la firma del armisticio.

La anécdota que queremos contar en este artículo ocurrió en Diciembre de 1914, donde los soldados de ambos bandos decidieron hacer una tregua para poder pasar una Navidad en paz.

Los soldados alemanes decoraron árboles de Navidad con luces y entonaron Villancicos navideños, ante la sorpresa de sus enemigos británicos y franceses apostados en sus trincheras.

Desde el otro bando se alzaron las banderas blancas en son de paz, y caminaron para el lado alemán, donde se unieron a sus pares para celebrar ese día tan especial, y que por unas horas los alejaba del horror de la Guerra.

Hacía mucho frío, pero esto no impidió que los dos ejércitos disputaran incluso un partido de fútbol en señal de confraternidad. Se utilizaron buzos como arcos, y el terreno de juego no estaba delimitado, pero nada importaba, era un momento de esparcimiento que se disfrutó a pleno.

Un soldado alemán llamado Johannes Niemann, describió este suceso en su libro diario: “un soldado escocés apareció cargando un balón de fútbol; y en unos cuantos minutos, ya teníamos juego. Los escoceses hicieron su portería con unos sombreros raros, mientras nosotros hicimos lo mismo. No era nada sencillo jugar en un terreno congelado, pero eso no nos desmotivó. Mantuvimos con rigor las reglas del juego, a pesar de que el partido sólo duró una hora y no teníamos árbitro”, expresaba Niemann.

“Muchos pases fueron largos y el balón constantemente se iba lejos. Sin embargo, estos futbolistas amateurs a pesar de estar cansados, jugaban con mucho entusiasmo. Nosotros, los alemanes, descubrimos con sorpresa cómo los escoceses jugaban con sus faldas, y sin tener nada debajo de ellas. Incluso les hacíamos una broma cada vez que una ventisca soplaba por el campo y revelaba sus partes ocultas a sus ‘enemigos de ayer’. Sin embargo, una hora después, cuando nuestro Oficial en Jefe se enteró de lo que estaba pasando, éste mandó a suspender el partido. Un poco después regresamos a nuestras trincheras y la fraternización terminó. El partido acabó con un marcador de tres goles a favor nuestro y dos en contra. Fritz marcó dos, y Tommy uno”, concluía el relato del soldado alemán sobre este episodio curioso que se dio en la Primera Guerra Mundial.

Los altos mandos se mostraron muy enfadados al enterarse de la tregua que habían impuesto ambos bandos, pero al otro día todo era ya historia, la confraternidad había concluido, las armas se volvían a cargar y volvían a ser enemigos en el campo de batalla.

Antony Callero.

Historias…A 30 años de la gran gesta de Nacional, con aquella victoria inolvidable ante el PSV en Tokio

El 11 de Diciembre de 1988, hace hoy 30 años, Nacional y PSV Eindhoven se enfrentaban en la lejana Tokio para dirimir la supremacía mundial a nivel de clubes, en la final de la Copa Intercontinental.

Chocaban fuerzas los campeones de Sudamérica (Nacional) y de Europa (PSV), un duelo que en lo previo tenía a los holandeses como grandes favoritos, pero…

Los 62.000 espectadores presentes ese día en el Estadio Nacional, vivieron 120 minutos alucinantes, y una definición por penales de infarto.

El mediocampista uruguayo Santiago Ostolaza abrió el marcador a los 7 minutos, Nacional aguantaba a pie firme, hasta que a los 75 el gran delantero brasileño Romario empataba la partida.

Se tuvo que ir a la prórroga, y allí los dirigidos por Guus Hiddink parecían encaminarse a la victoria, cuando el zaguero Ronald Koeman de penalti anotaba el 2-1 a los 110 minutos.

Con el último resto, Nacional se fue arriba en busca del empate, no quedaba nada, centro desde la izquierda de Yubert Lemos y la cabeza de Ostolaza nuevamente para anotar el empate heroico a los 120 minutos.

Y después vendrían los penales…Una dramática definición donde pudo ganarlo el PSV, pero el portero Jorge Seré le contiene el último penalti al danés Soren Lerby, pudo ganarlo Nacional, pero el remate de Pintos Saldanha da en el travesaño, era todo de infarto.

Hasta que llegó el momento cumbre, Seré ataja un nuevo penalti, esta vez a Van Aerle, y Tony Gómez anota el décimo remate para Nacional, que acaba venciendo 7-6, consiguiendo de esa manera su tercera Copa Intercontinental, que en ese momento consagraba al mejor equipo del mundo.

Nacional tocaba la gloria nuevamente con las manos, en un partido alucinante, y ganando en forma heroica, con mucho temple y calidad. 

El conjunto tricolor dirigido por Roberto Fleitas formó ese día con Jorge Seré, Tony Gómez, Hugo De León, Daniel Felipe Reveléz y José Luis Pintos Saldanha; Santiago Ostolaza, Yubert Lemos y Jorge Cardaccio; Ernesto Vargas, Juan Carlos de Lima y William Castro, ingresando Héctor Morán y Daniel Carreño.

Por su parte los de Hiddink ingresaron con Hans Van Breukelen, Eric Gerets, Ronald Koeman, Adick Koot y Jan Heitze; Berry Van Aerle, Soren Lerby Gerald Vanenburg; Wim Kieft, Romario y Jull Ellerman, ingresando posteriormente Hans Gillhaus y Stan Valckx.

Antony Callero    

 

 

Historias…Lucien Laurent y aquel histórico primer gol en los Mundiales

Hoy, a 111 años de su nacimiento, recordamos al francés Lucien Laurent, quién quedara en la mas rica historia del fútbol, al anotar el primer gol en la historia de los Mundiales.

Laurent nació un 10 de Diciembre de 1907 en la localidad francesa de Saint-Maur des Fosses.

Debutó en el Círculo Atlético de París, equipo en el que militó desde 1921 a 1930. Ese último año es llamado para defender la selección nacional en la 1ª Copa del Mundo a realizarse en Uruguay.

Laurent tendría el honor de anotar el primer gol de la historia del torneo, que con el tiempo se convertiría en el mas importante del planeta.

Fue a los 19 minutos en el partido frente a México, disputado en el viejo Estadio de Pocitos en Montevideo, el cuál terminaría con triunfo para Francia 4 a 1.

Después del Mundial, Laurent jugó en el Sochaux, en el Club Francaise, regresó al C.A. París, después pasó nuevamente por el Sochaux, Stade Rennais y Estrasburgo, hasta que en 1939 estalló la 2ª Guerra Mundial.

El delantero francés fue prisionero de guerra de los alemanes, siendo liberado 3 años después. Tras finalizar la contienda bélica, continuó jugando al fútbol, retirándose en el Racing de Besancón en 1946, a los 39 años de edad.

Tras su retiro se dedicó a entrenar varios equipos amateurs, falleciendo el 11 de Abril de 2005 en la localidad de Besancón, cuando tenía 97 años de edad.

Antony Callero