Nations League…El campeón Portugal golea, Francia, Inglaterra, Holanda, ganan por la mínima

Comenzó la actividad del fútbol de selecciones con la disputa de la UEFA Nations League, en su segunda edición.

Entre Jueves y Sábado se disputó la primera fecha, donde el vigente campeón, Portugal, se estrenó con goleada 4-1 ante Croacia, actual sub campeona del mundo.

Pese a no contar con Cristiano Ronaldo por lesión, los lusos fueron superiores a sus rivales, y vencieron con los tantos de Joao Cancelo, Jota D, Joao Félix y Andre Silva.

Por el mismo Grupo 3, jugando como visitante, Francia -actual campeona del mundo-, derrotó a Suecia 1 a 0, con tanto anotado por Kylian Mbappé.

Holanda es líder del Grupo 1, tras imponerse 1-0 a Polonia, gracias a la anotación del joven Steven Bergwijn, en tanto que en el Artemio Franchi de Florencia, Italia apenas pudo empatar 1-1 ante Bosnia.

Edin Dzeko a los 57 puso el primero para los bosnios, empató Stefano Sensi a los 67.

Bélgica e Inglaterra son líderes del Grupo 3, tras ganar en sus respectivos juegos. Los belgas lo hicieron como visitante, 2-0 frente a Dinamarca, con goles de Denayer y Dries Mertens.

Por su parte Inglaterra sin jugar bien consiguió los 3 puntos en juego en su visita a Islandia, gracias a un tanto de penalti de Raheem Sterling al minuto 90.

Ya en el final Islandia pudo haber empatado, pero Bjarnasson marró un penalti, que se fue por encima del horizontal.

Por el Grupo 4, Ucrania debutó con triunfo 2-1 frente a Suiza, con los tantos convertidos por Yarmolenko y Zinchenko, mientras que Alemania y España, en uno de los duelos mas esperados de esta primera jornada, igualaron 1-1 en el Mercedes Benz Arena de Stuttgart.

Timo Werner le estaba dando la victoria a los germanos, pero a los 96 apareció el lateral izquierdo José Gaya para rescatar un punto para los españoles.

Entre Domingo y Martes se juega la segunda fecha de esta Liga de las Naciones. Recordemos que solo los primeros de cada grupo, clasifican para la “Final Four”.

Antony Callero

Historias…Bayern Munich…120 años de gloria y una guerra que los hizo mas fuertes

Un 27 de Febrero de 1900 comienza a forjarse la leyenda. Ese día en una reunión en la posada de Bäckerhöfl se produce una excisión en el MTV Múnich, debido a diferencias entre jugadores y la Junta del Club.

Según cuentan las actas de la época, 11 futbolistas decidieron dar un paso al costado y alejarse del MTV Münich, ellos fueron Nägele, Schmid, Karl, Wamsler, Ringler, Focke, Francke, Friedrich, Zoepffel, Pollack y Franz Jhon.

Ese día y tras retirarse de la reunión, se marchan al restaurante Gisela en Schwabing, donde deciden formar otro equipo de fútbol, al cuál denominarían Football Club Bayern.

Franz John es nominado como primer presidente, y se eligen los colores azul y blanco para la equipación.

Pocos días después de su fundación, más precisamente en Marzo, el nuevo club juega su primer amistoso ante el Münchner FC 1896, al que derrota 5-2.

Su eterno rival de la ciudad sería de por vida el Munich 1860, al que derrota 3-0 en el primer partido disputado allá por 1902.

El 1º de Enero de 1906 se produce un hecho que sería vital para su futuro, la unión con el Münchner Sport-Club, aunque mantuvo su nombre, pero debió adoptar los colores del nuevo club, pantalones rojos y camiseta blanca.

El Münchner era un club poderoso económicamente, y además contaba con instalaciones para la práctica de este deporte, por lo que sin dudas que el acuerdo fue más que conveniente.

El club crecía, si bien dominaban a nivel regional, el campeonato alemán se les venía negando, estuvieron cerca en 1926, 1928 y 1929, hasta que en 1932 lo consiguen de la mano de Richard Köhn, derrotando en el partido decisivo 2-0 al Eintracht Frankfurt, uno de los equipos poderosos de esa época.

Dicha final se disputó ante 55.000 espectadores, los tantos para el ganador fueron anotados por “Ossi” Rohr y Franz Krumm. Bayern era campeón de Alemania por primera vez.

La segunda guerra mundial trajo consigo muchas dificultades para el club, el nazismo los persiguió ya que eran considerados “el club de los judíos”, y muchos socios debieron darse de baja, mientras que jugadores y directivos emigraron a otros países.

El bombardeo de los aliados en Julio de 1944, produjo el derrumbe de las oficinas del club, unas 56 personas ligadas al Bayern perdieron la vida durante esa guerra, algunos en campo de batalla, y otros en la persecución sufrida por los nazis.

Más de una década costó reconstruir el club, pese a que continuaban jugando en las diferentes ligas, pero recién en 1962 inicia el gran despegue.

La llegada de Wilhelm Neudecker como presidente del club, traería vientos de cambio. Comienzan a participar en la primera Bundesliga en la temporada 1963-1964, y su primer título en esta nueva era llegaría en 1969.

También ese año se alzarían con la Copa de Alemania, tras derrotar 2-1 al Schalke 04, de la mano del entrenador yugoslavo Branko Zebec.

Con Udo Lattek en el banquillo, y con la aparición de jóvenes promesas, la década del 70 marcaría un antes y un después en el club bávaro, que dominaría por varios años el fútbol alemán y también el europeo.

En la temporada 1971-72 ganan la Liga en forma abrumadora, y Gerd Müller se consagra goleador con 40 tantos. Es muy recordado el 11-1 al Borussia Dortmund.

Al año siguiente repiten el título liguero con total autoridad, y en la temporada 1973-1974 salen a la conquista de Europa.

Después de eliminar al Ujpest Dosza de Hungría en semifinales, los bávaros se enfrentan al Atlético Madrid en la gran final de Bruselas.

Fue 1-1 el primer partido, gracias a un agónico gol de Georg Schwarzenbeck sobre el minuto 120, lo que posibilitó que se jugará un encuentro desempate.

Allí el Bayern Munich no dio opciones a su rival, y lo goleó 4-0, con sendos dobletes de Uli Hoeness y Gerd Müller.

El Bayern repite el título de Europa en la temporada siguiente (1974-1975), al derrotar en la final 2-0 al Leeds United, con goles de Roth y Müller.

Tras una mala temporada doméstica, donde apenas alcanzan el tercer lugar en la tabla final, el Bayern consigue el triplete europeo en 1976, al vencer al Saint Ettiene en la final por 1 a 0, gracias a un tanto de Franz Roth. Los bávaros en semifinales habían dejado por el camino al Real Madrid.

Entre las décadas del 80 y 90 el club sigue dominante en su país, consiguiendo 10 Ligas, pero Europa se le atraganta, en 1982 pierden la final con el Aston Villa, en 1987 con el Porto, y en 1999 frente al Manchester United.

En la temporada 2000-2001 llega “la cuarta”, tras imponerse por penaltis al Valencia en el partido final disputado en el Giuseppe Meazza de Milán. Gaizka Mendietta adelantó al conjunto valenciano a los 5 minutos, y Stefan Effenberg también de penal igualó en la segunda mitad. En los penaltis venció 5-4 el equipo dirigido por Ottmar Hitzfeld.

En el 2010 alcanza una nueva final, pero el Inter de Milán arruina “la quinta”, en tanto que dos años después, en 2012, volverían a caer en una final, esta vez frente al Chelsea, y por penaltis.

Tendrían su revancha un año después, nada menos que en Wembley y ante su tradicional rival, el Borussia Dortmund, triunfo 2-1 para los de Jupp Heynckes, con los goles de Mario Mandzukic y Arjen Robben.

Lo demás es mas reciente, el Bayern alcanza su sexta corona ante el Paris Saint Germain en Lisboa, fue 1-0 en el partido final con ese tanto de Kingsley Coman.

Bayern Munich además de 6 títulos de Europa, tiene 5 sub campeonatos, 2 Copas Intercontinentales, 1 Mundial de Clubes, 1 Copa de la UEFA, 1 Recopa de Europa, 1 Súper Copa de Europa, 30 Ligas, 20 Copas de Alemania, 7 Súper Copas de Alemania y 6 Copa de la Liga.

Un palmarés envidiable para uno de los clubes mas grandes de la historia, por el cual pasaron jugadores de enorme jerarquía como Oliver Kahn, Manuel Neuer, Sepp Maier, Gerd Müller, Philipp Lahm, Klaus Augenthaler, Robert Lewandowski, Franz Beckenbauer, Karl Heinz Rummenigge, Lothar Matthaus, Arjen Robben, Uli Hoeness, Bastian Schwensteigger, Thomas Muller, Stefan Effenberg, Frank Ribery, Mehmet Scholl, Paul Breitner, entre otros tantos grandes.

Y pensar que todo comenzó hace 120 años en aquel restaurante Gisela en Schwabing…

Antony Callero

Anécdotas…Klinsmann y una promesa incumplida

Jurgen Klinsmann fue un gran delantero alemán, que destacó en la década de los 90 principalmente, siendo campeón con la selección de su país en el Mundial de Italia 1990.

Se caracterizaba por tener una gran potencia física, y olfato goleador. Había nacido un 30 de Julio de 1964 en Goppingen, muy cerca de Stuttgart.

Su padre Siegfrid Klinsmann era panadero, y junto a su esposa Martha tuvieron 4 hijos.

Comenzó a jugar al fútbol a los 9 años, y debutó en el Stuttgart Kickers de la Segunda División a los 17.

En 1984 da un gran paso en su carrera al fichar por el Stuttgart, club en el cuál estaría cinco temporadas.

Sus buenas actuaciones hicieron que el Inter de Milán lo fichara en 1989, consolidándose en el equipo “neriazzurri”, donde estaría durante 3 campañas.

Después pasaría por el Mónaco, Tottenham Hotspur, hasta que llegó la oportunidad de fichar por el Bayern Munich, el club mas poderoso de su país.

Pero no era todo alegría para Jurgen, ya que su padre era gran aficionado del Stuttgart, y le había prometido en su momento, que nunca vestiría la camiseta del Bayern.

Antes de el fichaje, fue a visitar a su padre para que le perdonara, ya que no podía desperdiciar esta gran oportunidad.

Jugaría dos temporadas en el club bávaro, siendo campeón de la Bundesliga en 1997, después volvería a Italia para jugar en Sampdoria, y regresó a Inglaterra para hacerlo en el Tottenham, donde colgó los botines en 1999.

Volvió en el 2003, teniendo un corto pasaje por el Orange County Blue Star de la 4ª División de Estados Unidos.

Además de Italia 90, donde se coronaron campeones, Klinsmann estuvo presente en las Copas del Mundo de 1994 y 1998, y en las Euro de 1988, 1992 y 1996, consagrándose campeón en esta última.

Antony Callero

Mundial Sub 17…En China se dio el puntapié inicial

En el proyecto de expansión del fútbol por todo el orbe, la FIFA ideó a partir de 1985 la creación de la Copa del Mundo Sub 16, que con el correr de los años se transformaría en Sub 17.

En 1977 ya habían comenzado con total éxito los Mundiales Juveniles, que estaban destinados para los futbolistas Sub 20, por lo que años después se decide la creación de otra categoría precesora.

China era la encargada de organizar este primer mundial, que se disputó entre el 31 de Julio y el 11 de Agosto de 1985.

Participaban 16 selecciones divididas en 4 grupos, en el A China, Guinea, Estados Unidos y Bolivia. En el Grupo B estarían Australia, Alemania Federal, Argentina y Congo. En el C lo harían Arabia Saudita, Nigeria, Italia y Costa Rica, mientras que en el D estaban Hungría, Brasil, México y Qatar.

Seleccionados poderosos a nivel futbolístico como Argentina e Italia, quedaron eliminados en primera fase.

En Cuartos de Final, Alemania Federal venció a la local China por 4-2, con un hatt-trick del goleador del torneo, Marcel Witeczek.

Por su parte Brasil con doblete de William se impuso 2-1 a Arabia Saudita, Nigeria superó 3-1 a Hungría, mientras que Guinea superó por penales a Australia 4-2, tras igualar 0 a 0 en tiempo reglamentario.

En la fase de semifinales, otro hatt trick de Witeczek manda a casa a Brasil, Alemania se impone 4-3 a la “verde amarelha”, y se mete en la final. Allí lo esperaría Nigeria, que vence por penales a Guinea 4-2 (1-1 en el reglamentario).

El partido decisivo se jugó el 11 de Agosto en el Estadio de los Trabajadores de Beijing, ante nada menos que 80.000 espectadores.

Con goles de Akpoborie a los 4 minutos, e Igbinoba a los 79, Nigeria se impuso a Alemania 2-0, y se consagró campeón del primer torneo mundial Sub 16.

A partir de ese torneo comenzó a crecer la duda de la verdadera edad de los futbolistas africanos, ya que los físicos de los nigerianos no parecían corresponder a chicos menores de 16 años.

Marcel Witeczek fue el goleador del certamen con 8 goles, seguido del brasileño Wiliam -considerado el mejor jugador del torneo- con 5.

Antony Callero

Copa del Mundo… Alemania deja con las manos vacías a Francia tras una épica semifinal

Es uno de los partidos mas recordados de la historia de la Copa del Mundo, aconteció un 8 de Julio de 1982 en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuán de la ciudad de Sevilla, allí se enfrentaban Alemania Federal y Francia, por una de las semifinales del Mundial España 1982.

No sería un partido mas el que protagonizaron germanos y franceses, ese día viviríamos mas de 120 minutos dramáticos de fútbol, donde Francia pareció rozar la gloria de llegar a su primera final mundialista, pero terminó cayendo ante la estirpe y la fortaleza de los alemanes.

Los alemanes venían de dejar afuera a Inglaterra y a España en la fase de Cuartos de Final, en un “grupo de la muerte”, mientras que Francia había tenido un camino mas accesible, dejando por el camino a Austria e Irlanda del Norte.

Alemania se adelantó a los 17 minutos por intermedio del delantero Pierre Littbarski, pero los galos se fueron enfurecidos en busca del empate, y fue el gran Michel Platini a los 26 quién se encargó de poner las tablas en el marcador de penalti.

Con el dominio francés en el juego comenzó la segunda mitad, y a los 56 minutos se produciría la gran polémica, cuando el portero Harald Schumacher llega tarde y embiste al defensor francés Patrick Battiston en forma muy violenta con su rodilla.

El futbolista galo quedó inconsciente tirado en el piso, debiendo ser retirado del campo de juego con conmoción cerebral, mientras que el árbitro increíblemente no expulsaba al portero alemán, en una decisión que hasta hoy en día no se puede entender.

El partido prosiguió, Francia con su juego atildado dominaba sobre el campo de juego, pero la paridad se mantuvo hacia el minuto 90.

Los 30 minutos de la prórroga serían de los mejores de la historia de los Mundiales; Francia rozó el triunfo cuando se adelantó 3-1 con los tantos de Marius Tresor (92) y Alain Giresse (98), pero los “teutones” nunca se amilanan en estos casos.

De la mano de su estratega Karl Heinz Rummenigge, Alemania descontó a los 102 minutos, antes de irse al descanso, y tras la reanudación Klaus Fischer con una espectacular chilena empató el encuentro a los 108 minutos.

Una Alemania envalentonada salió en busca del triunfo, pero no logró conseguirlo sobre el final. Tras el pitazo del árbitro holandés Charles Corver, los penales -que por primera vez se utilizaban en un Mundial- decidirían el finalista de la Copa del Mundo.

Tras la primera tanda de penaltis, el empate continuaba (4-4), habiendo marrado Ulrich Stielike para Alemania y Didier Six para los galos.

En el uno y uno, el portero Schumacher le detiene el remate al gran Maxime Bossis -uno de los mejores defensores del torneo-, mientras que el “tanque” Hrubesch se encargaría de darle la victoria a Alemania, que lo colocaba en la gran final ante la sorprendente Italia de Paolo Rossi.

Francia por su parte, habiendo jugado quizás el mejor fútbol del torneo, se debió consolar con disputar el encuentro por el tercer y cuarto puesto ante Polonia.

Antony Callero

Historia de los Mundiales…Belloumi…un héroe olvidado

Muchos momentos históricos se han vivido, a través de estos 90 años desde que se inició la disputa de la Copa del Mundo de fútbol.

Uno de ellos fue el 16 de Junio de 1982 en el Estadio “El Molinón” de Gijón, cuando Argelia se cargó a la poderosa Alemania Federal, al vencerla 2-1.

Rabah Madjer había puesto en ventaja al equipo argelino a los 54, empató Rummenige a los 67, pero un minuto después Lakhdar Belloumi -uno de los mejores jugadores argelinos de todos los tiempos- anotaría el 2-1 que le daría la victoria a los “zorros del desierto”.

La locura llegó hasta las gradas, donde 42.000 espectadores estaban viviendo un momento épico en la historia de las Copas del Mundo.

Belloumi ese día se convirtió casi en héroe nacional; nacido en Mascara un 29 de Diciembre de 1958, debutó profesionalmente en el Ghali Club de Mascara, club de su ciudad, en 1977.

Pasó además por otros equipos de su país como el Orán, Alger, USM-Bel Abbés, y teniendo un breve pasaje por el fútbol qatarí en Al Arabi.

Nunca llegó a pegar el salto al fútbol europeo como su compatriota Rabah Madjer, quién brillaría posteriormente en el Porto, igualmente es considerado uno de los grandes futbolistas del continente, consiguiendo el Balón de Oro africano en 1981, y siendo además elegido el cuarto mejor futbolista africano del Siglo XX.

Tras el Mundial de España 1982, el Barcelona se interesó en su fichaje, pero una normativa de su país, que le impedía abandonar el mismo antes de los 27 años, acabó con esa posibilidad.

En 1985, ya con 27 años cumplidos, tuvo la segunda oportunidad, esta vez era Juventus quién deseaba contratarle, pero la suerte no estuvo de su lado, en un partido correspondiente a la Copa Africana de Naciones ante Libia, sufre una lesión que lo alejaría por varios meses de los campos de juego, y de esta manera veía como se le truncaba nuevamente la posibilidad de jugar en Europa.

Belloumi tiene el record de internacionalidades con su selección, con la cuál jugó 100 partidos, anotando 27 goles, jugó las Copas Africanas de 1980, 1984 y 1988, y las Copas del Mundo de España 1982 y 1986.

En 1989, en un partido de clasificación para la Copa del Mundo disputado en El Cairo ante Egipto, Belloumi fue acusado de arrojar una botella de vidrio a un aficionado, tras una gresca entre jugadores de ambos equipos.

El hombre sufrió severos daños en una de sus vistas, y por ese motivo las autoridades egipcias libraron una orden de arresto en su contra.

Después de muchas idas y venidas, recién en el 2009 el gobierno argelino consiguió que se retiraran todos los cargos contra Belloumi, que en todo momento se declaró inocente del hecho.

El sistema y la mala fortuna evitaron que pudiera triunfar en Europa, pero quiénes lo vieron jugar no tienen dudas de que lo hubiera hecho muy bien, ya que era un delantero genial; Lakhdar Belloumi…un héroe olvidado.

Antony Callero

Historias…Reyes sin corona…”los mágicos magiares”

Hasta ese momento no se había visto nada igual sobre el campo de juego…Marcaron una época, y son reconocidos como el primer gran equipo de la historia, sin embargo son “reyes sin corona”-

Los “mágicos magiares”, o también denominado “equipo de oro”, se mantuvo invicto durante 32 partidos.

Gusztav Sebes era el entrenador de esta selección de Hungría que maravilló al mundo con su juego en la década del 50, un equipo que tenía como base al Honved de Budapest, por ese entonces reconocido como uno de los grandes del continente.

En 1952, Hungría conseguía el oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki con total autoridad, venciendo sucesivamente a Rumania (2-1), Italia (3-0), Turquía (7-1), Suecia (6-0) y en la final 2-0 a Yugoslavia con goles de Ferenc Puskas y Zoltan Czibor.

Un año después visitan Wembley para enfrentar a los inventores del fútbol, Hungría gana 6-3, es la primera derrota de Inglaterra en casa ante un equipo no británico.

El gran Bobby Robson dijo tras este partido: “Vimos un estilo de juego, un sistema, que nunca habíamos visto antes. Ninguno de estos jugadores significaba nada para nosotros. Nosotros no conocíamos a Puskas, ni a ninguno de esteo futbolistas fantásticos. Nuestra formación WM fue inútil frente a estos rivales. Su juego tuvo un efecto profundo, no sólo en mí, sino para todos nosotros”.

Meses después vendría la revancha en Budapest, y allí Hungría vapulea 7-1 a los británicos, en lo que es la peor derrota sufrida en la historia por el equipo de “la rosa”.

Llegaban al Mundial de Suiza 1954 como claros favoritos, solo Uruguay -actual bi campeón del mundo- aparecía como gran rival de riesgo para este equipo húngaro.

Los pronósticos parecían confirmarse, 9-0 a Corea del Sur y 8-3 a Alemania Federal en la fase de grupos, la superioridad de los dirigidos por Sebes era abrumadora.

En Cuartos de Final llegaría el primer gran desafío, Brasil, pero los “mágicos magiares” sacan adelante el encuentro venciendo 4-2 con doblete de Kocsis, Hidegkuti y Lantos.

Uruguay era el próximo escollo, combinado celeste que hasta el momento no sabía lo que era una derrota en Mundiales.

Sin embargo Hungría se adelantó rápido con goles de Czibor y Hidegkuti, parecía tener todo controlado el conjunto europeo, pero Juan Eduardo Hohberg a los 75 y 86 minutos consigue empatar la contienda y forzar la prórroga.

Allí Uruguay no tuvo mas fuerzas, Hungría prevaleció en el juego, y finalizó ganando 4-2, marcando Sandor Kocsis a los 109 y 116 minutos de juego. De esta manera acababan con el invicto celeste, y se metían en la gran final del mundo.

Su rival allí sería Alemania Federal, la misma que habían derrotado 8-3 en la fase de grupos, aunque en esa oportunidad los teutones jugaron con varios suplentes.

Hungría era amplia favorita, y lo confirman de inmediato con los goles de Puskas a los 6 minutos y Kocsis -máximo anotador del torneo- a los 8.

Contra todo pronóstico Alemania salió a plantar cara, Morlock descontó a los 10, y a los 18 Helmuth Rahn empataba la partida (2-2).

Hungría lo intentaba pero no podía llegar al gol, Alemania se salvaba una y otra vez, pero a poco del final el Wankdorfstadion sería mudo testigo del “Milagro de Berna”, cuando Herlmuth Rahn a los 84 minutos anota el 3-2 para los germanos.

El equipo alemán se consagraba campeón del mundo por primera vez, y en el otro bando era todo desazón, el mejor equipo del mundo caía de pie, fallaba justo en el momento mas importante.

Pese a ese traspié, Hungría continuó posteriormente con otro invicto de 18 juegos, hasta que cayó ante Turquía en 1956, pero ya nada era igual.

Ese año estalló la revolución húngara en aquel país, provocando que los soviéticos invadieran su territorio. Los jugadores mas importantes como Ferenc Puskas, Sandor Kocsis, Zoltan Czibor entre otros, no regresaron mas a su país, y así comenzaba a desaparecer la leyenda de los “mágicos magiares”.

La base de aquel equipo maravilloso estaba formada por Gyula Grosics; Jozsef Bozsik, Mihaly Lantos, Jeno Buzansky, Jozsef Zacarias, Gyula Lorant; Mihaly Toth, Ferenc Puskas, Nandor Hidegkuti, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor.

Antony Callero

Eurocopa…Austria, Alemania, Holanda, Croacia y Portugal sacan boleto

Este fin de semana los seleccionados de Austria, Alemania, Holanda, Croacia y Portugal lograron avanzar a la fase final de la Euro 2020, por lo que ya son 17 los equipos clasificados.

Los austriacos vencieron 2-1 a Macedonia del Norte, con goles de David Alaba y Lainer, y estarán por tercera vez en el máximo torneo continental.

Alemania no tuvo problemas para golear 4-0 a Bielorrusia, con doblete de Toni Kroos, Ginter y Goretzka.

Holanda en tanto sufrió mas de la cuenta, pero consiguió su boleto tras igualar de visitante 0 a 0 ante Irlanda del Norte.

Croacia, actual sub campeona del mundo, remontó un 0-1 en contra en Rijeka, para derrotar 3-1 a Eslovaquia, con goles de Vlasic, Petkovic e Iván Perisic.

El Domingo en tanto, Portugal se quedó con el segundo lugar del Grupo B, tras imponerse 2-0 de visitante a Luxemburgo, con goles de Fernándes y Cristiano Ronaldo, que llegó a 99 goles con el seleccionado lusitano. Los actuales campeones no podían faltar en la máxima cita del fútbol europeo.

Estos 5 equipos se suman a Bélgica, España, Italia, Polonia, Ucrania, Rusia, Inglaterra, Francia, República Checa, Turquía, Suecia y Finlandia.

Quedan definir 3 boletos directos a la Euro, y los últimos 4 saldrán de los play-offs que los disputarán 16 seleccionados.

Antony Callero

Curiosidades…El día que el Rápid de Viena conquistó Alemania

El Rápid de Viena de Austria, es el único equipo fuera de fronteras que ha podido consagrarse campeón de la Liga Alemana.

El 12 de Marzo de 1938 se produce el “Anschluss”, la anexión del territorio austriaco a la Alemania Nazi de Adolf Hitler, por lo que Austria pasó a ser una Provincia alemana.

De esta manera todos los equipos austriacos comenzaron a participar de los torneos de la “Nueva Alemania”. En ese mismo 1938, el Rápid de Viena se alza con la Copa de Alemania, tras vencer 3 a 1 al Francfort, en la final disputada en Berlín.

Pero lo mejor estaría por llegar para el equipo vienés, cuando el 22 de Junio de 1941 se adjudican la Liga Alemana.

El torneo se disputó en series, y los 4 primeros avanzaron a las semifinales, allí el Rápid se impuso 2 a 1 al Dresdner DC, consiguiendo el boleto para la gran final ante el Schalke alemán.

Cerca de 90.000 espectadores presenciaron ese encuentro en el Olímpico de Berlín. El Schalke dominó las acciones desde el inicio, y a los 7 minutos ganaba 2-0, con tantos anotados por Heinz Hinz y Hermann Eppenhoff, marcador con el cuál se llegó al descanso.

En la segunda parte el conjunto alemán vuelve a marcar al minuto 57 por intermedio de Heinz, el 3-0 parecía lapidario, sin embargo el orgullo austriaco saldría a flote.

Fue una ráfaga de fútbol del Rápid, que en 3 minutos consigue empatar la contienda, a los 60 llega el descuento por parte de Georg Schors, a los 61 el 2-3 por intermedio de su estratega Franz Binder, de tiro libre, y a los 63 el propio Binder de penalti decretaba la igualdad.

No lograba reponerse el Schalke, el equipo austriaco siguió dominando las acciones, y otra vez Binder de tiro libre a los 70 marcaba el 4-3, resultado que consiguió mantener hasta el final.

Esa tarde en el Olímpico, esos 90.000 espectadores presenciaron incrédulos como el Rápid de Viena se consagraba campeón del torneo alemán, en una remontada épica.

Antony Callero

Curiosidades…Y llegaron los penales !!

Antonín Panenka definiendo la Euro 1976 a favor de Checoslovaquia, picando la pelota

Si bien la FIFA aprobó la definición por penales el 27 de Junio de 1970, por recomendación de la International Board, ya antes se había utilizado en otras competiciones.

La primera vez que se tiene conocimiento de ello fue en los dieciseisavos de final de la Copa de Yugoslavia temporada 1952-1953, donde el HNK Rijeka venció a su oponente, el Proleter Osijek 4-3.

En América por su parte, en 1954 por la Copa México, América iguala 0 a 0 ante Guadalajara y lo derrota 3-2 en la tanda de penaltis.

El 18 de Junio de 1957, Suecia y Noruega se enfrentan en un amistoso, empatan 0 a 0 y deciden tirar penales para definir el ganador, triunfando los suecos.

En 1968 ocurriría un hecho que haría que la FIFA comenzara a tomar cartas en el asunto. Italia y Unión Soviética igualan en las semifinales de la Eurocopa, y para decidir el vencedor se lanza una moneda, resultando Italia el favorecido y avanzando de esa manera a la final.

Fue así que a partir de 1970 se instaura la definición por penaltis, en caso de empate en los 90 minutos, y tiempo extra, si estipula el reglamento de la competición.

La primer definición oficial fue en las semifinales de la Copa Watney en 1970 en Inglaterra, donde el Manchester United derrotó al Hull City. George Best fue el primer futbolista en anotar desde los 12 pasos en forma oficial, y el escocés Denis Law el primero en marrar un penalti.

En principio un equipo lanzaba 5 penaltis, y el otro después lanzaba los otros 5, algo que se cambió en 1976, donde se pateaba alternado uno y uno.

A nivel de selecciones, la primera definición por penales fue entre Checoslovaquia y Alemania en la final de la Eurocopa 1976.

Tras empatar 2-2 en tiempo reglamentario, los checos se imponen 5-3 por penaltis y se consagran campeones. Un momento histórico, retratado por ese último lanzamiento de Antonín Panenka, que se la pica al gran Sepp Maier, para anotar el tanto que le daba el título.

En Copa del Mundo por su parte, Alemania Federal y Francia registran la primera definición en el Mundial de España 1982, tras un partido inolvidable que igualaron 3 a 3, los germanos se imponen 5-4 y alcanzan la gran final ante Argentina.

Antony Callero