Anécdotas…¿Vos te pensas que el fútbol te va a dar de comer?

-Lionel, estuve mirando tus notas y no aprobás casi ninguna materia. Tenés que estudiar. ¿Qué está pasando?

-Es que a mí lo único que me gusta es jugar a la pelota, seño.

-¡Nene, dejá de patear y ponete a estudiar que así no vas a llegar a nada! ¿Vos te pensás que el fútbol te va a dar de comer?”.

Un diálogo muy particular y que pudiera ser muy común en cualquier escuela del mundo, pero el protagonista principal no es otro que Lionel Messi.

Silvia, su maestra en la Escuela Número 66 General Las Heras, lo cuenta hoy como una anécdota, pero en su momento el pequeño Lio le dio mas de un dolor de cabeza, porque él lo único que quería era patear un balón.

“Por suerte mi alumno me desobedeció. Lo hice con instinto maternal y de docente, fue un simple consejo. Ahora esto me da un poco de vergüenza… ¿Quién iba a imaginar que se convertiría en el futbolista más importante del mundo?”, dijo Silvia años mas tarde en una entrevista.

Messi está representado con un mural en el frente de su Escuela. Cuentan sus ex compañeros que sigue siendo el mismo de siempre, y cuando llega a su “barrio” no se olvida de sus ex compañeros de infancia.

Antony Callero

Curiosidades…La extraña manera de motivar de Johan Cruyff

photo_verybig_112349

El holandés Johan Cruyff fue uno de los grandes jugadores de todos los tiempos, eso nadie puede dudarlo, pero también puede entrar en el “top ten” de los mejores entrenadores que pisaron un campo de juego.

Su personalidad diferente al resto, su carisma para llegarle al jugador, hicieron de que Cruyff marcara un antes y un después en la historia del Barcelona.

Uno de sus jugadores predilectos era el búlgaro Hristo Stoichkov, a quién el propio holandés lo llevó al Barça.

“Dedicó muchas tardes a enseñarme lo que tenía que hacer en el campo”, expresaba Stoichkov en una entrevista a la revista “Panenka”.

Me decía: “Eres un jugador de Balón de Oro, yo tengo tres y quiero que tú tengas uno”.

Lo mas raro era la forma de motivar al jugador, te mataba delante de tus compañeros, y después a solas te decía que eras el mejor.

“Delante del grupo era capaz de decirme que era un desastre, que me iba a traspasar, y al final del entrenamiento ir a comer juntos. Me mataba delante de todos y en privado me acariciaba el brazo, diciéndome que era el mejor”, era de no creer.

Y cuenta una anécdota sobre su compañera Romario con Cruyff, “me acuerdo de Romário, después de que le metiera tres goles al Madrid en el 5-0. Lo sentó en el banquillo contra el Sevilla en el siguiente partido. Me acerqué al míster y le dije: ‘¡cómo metes a Romário de suplente! Jugamos los dos, liquidamos pronto el partido y ya está”.

“Calla, calla, que va crecido (agrandado). Lo sacaré en el segundo tiempo, meterá un par y ganaremos”, me dijo el Míster. Ese día no le salieron bien las cosas a Cruyff, Romario entró malhumorado, le pegó un puñetazo a Simeone y lo expulsaron.

Antony Callero

Anécdotas…Alfredo Di Stéfano…“Esta tarde ví llover”

68557_N_07-07-14-18-08-30

Don Alfredo Di Stéfano, fue un genial jugador, dentro de los campos de juego, deleitó cuanto césped pisó, pero también como entrenador tuvo un lugar destacado, dejando muchas anécdotas curiosas.

En la década de los 80, Di Stéfano entrenaba al Real Madrid, un equipo que tenía jugadores muy importantes como Juanito, Vicente del Bosque, José Antonio Camacho, entre otros.

El Madrid viajó a El Sardinero para enfrentarse al Racing, en un partido que se jugó bajo una intensa lluvia. El equipo local se hizo fuerte, resistió los embates del equipo madridista, y se llevó los tres puntos en juego.

Tras el final del partido, Di Stéfano, con el rostro apesadumbrado después de la derrota, se apoya sobre la puerta del vestuario, y cuando los jugadores van saliendo uno a uno, comienza a cantar una conocida melodía: “esta tarde vi llover, y vi gente correr y no estabas tú”.

Por supuesto que ninguno de los futbolistas se dio por aludido al tema, siguieron su viaje raudo, y sólo hubo alguna sonrisa cómplice. Es que el Maestro tenía esas cosas, era un genio, y hasta en momentos no muy alegres, sacaba a relucir su fino humor.

“Mi quintita mide 100 por 70″, decía don Alfredo. “Al fútbol se juega, no se corre. ¿O alguien escuchó alguna vez decir: vamos a correr al fútbol?”. Cuanta razón en tanta frase, aunque hoy por hoy las cosas han cambiado mucho, la preparación física juega un rol muy importante en el fútbol actual, y si bien hay que saber jugar, si no corres es difícil obtener logros importantes.

El Maestro Don Alfredo, un fenómeno con todas las letras.

Antony Callero