Historias…El Bayern Munich es bicampeón de Europa con polémica incluida

El 28 de Mayo de 1975 en el Parque de los Príncipes de París, el Bayern Munich se alzaba con su segunda Copa de Europa, tras derrotar en la final al Leeds United de Inglaterra por 2 a 0.

Eran épocas de apogeo del fútbol alemán, campeón del mundo en 1974, y con un Bayern Munich que comenzaba a dominar Europa, tras haberse consagrado también el año anterior como el mejor del continente.

Un gol de Franz Roth a los 71 minutos, y otro de Gerd Müller a los 81 dieron el triunfo al conjunto dirigido por Dettmar Cramer.

Los bávaros ingresaron al campo de juego ese día con Sepp Maier, Franz Beckenbauer, Hans-Georg Schwarzenbeck, Bernd Durnberger, Bjorn Andersson; Rainer Zobel, Franz Roth, Jupp Kappellmann; Uli Hoeness, Gerd Müller y Conny Torstensson, ingresando en la segunda mitad Sepp Weiss y Klaus Wunder.

Para llegar a la instancia decisiva, el Bayern tuvo que eliminar al Magdeburgo de Alemania Democrática en Octavos de Final por un global de 5-3, al Ararat Yereván de Unión Soviética (2-1 en el global) en Cuartos, y al Saint Ettiene de Francia en semifinales, fue 0 a 0 en tierras galas, y 2-0 en Munich.

Sin embargo pese al doblete del equipo alemán, la final es muy recordada por el polémico arbitraje del francés Michel Kitabdjián, quién no pitó un claro penalti y anuló un gol legal al Leeds, cuando el partido estaba aún 0 a 0.

En Inglaterra se habló mucho tiempo de esta injusticia cometida en contra del Leeds United, se habló de “robo y conspiración”.

Antony Callero

Historias…El Atlético a un paso de la gloria…hasta que apareció Schwarzenbeck y el mito de los guantes de Reina.

bayern6

El 15 de Mayo de 1974 en el Estadio Heysel de la ciudad de Bruselas, Atlético Madrid y Bayern Munich se enfrentaban en la final de la Copa de Campeones de Europa.

Después de 90 minutos intensos, el partido se fue a la prórroga, y allí apareció Luis Aragonés al minuto 114 para anotar de tiro libre el gol que le daba el título al conjunto “colchonero”.

En las tribunas y también se dice en el banquillo y en la cancha, ya prácticamente se celebraba el triunfo atlético, pero lo inesperado estaba por ocurrir.

A muy pocos segundos del final, el defensor alemán Georg Schwarzembeck recoge un balón en la zona media, avanza y remate de larga distancia, con tal precisión que el balón se incrusta sobre el palo del portero Miguel Reina, era el empate para los alemanes, que forzaban un desempate, ya que hasta ese momento no estaba estipulado en el reglamento la definición por penaltis.

Mucho se habló de esa incidencia, incluso se llegó a decir que el portero Reina -padre de Pepe- se distrajo en la jugada previa, ya que se había quitado los guantes y se los había regalado a un fotógrafo que estaba al costado del arco.

Años después Reina fue consultado sobre esto y expresó: “Antes no se estilaba eso de llevar guantes, aunque los había. Eran de lana gruesa y había que mojarlos para poder tener más tacto. A mí me los hacía una vecina, Pili, con hilo de cashmere. Nada que ver con lo que lucen hoy los porteros”.

También se le preguntó sobre si antes del disparo de Schwarzenbeck, el estaba charlando con el fotógrafo detrás del arco, a lo que bromeó: “me había ido a la taquilla a ver cuánto se había recaudado por el partido. No hombre, no. Nada de eso, por Dios. Estaba centrado en lo que sucedía y solo quería oír el pitido final del árbitro para poder abrazarme con mis compañeros.”

El entrenador de ese equipo era el argentino Juan Carlos Lorenzo, quién fue muy duro con el portero, tras ser consultado con lo que había pasado en ese primera final.

“No me hagan acordar. Lo que hizo Reina, el arquero, no tiene perdón. Nos pusimos 1-0 a siete minutos del final. Faltando uno, tuvimos un tiro libre a favor, lo pateó Gárate y le salió una masita a las manos de Maier. Este sacó fuerte con el pie y Cacho Heredia la mandó afuera. Vino el lateral, la tomó Beckenbauer y se la dio a un tal Schwartzembeck, un zaguero que era muy torpe. Tanto es así, que no supo qué hacer y se sacó la pelota de encima pateando al arco.  Un tirito… ¿Saben lo que estaba haciendo Reina? Dándole los guantes de recuerdo al fotógrafo de Marca. Por supuesto, fue gol. Nos agarró una desesperación terrible. Vicente Calderón, el presidente, casi se nos muere en el camarín. Salimos 1-1 y había que jugar un desempate a la 48 horas. A Reina no lo encontrábamos por ningún lado. Estaba refugiado en el vestuario del árbitro. Después apareció y me pidió la revancha. Se la di, pero no nos acompaño la suerte; el Bayern nos bailó y nos ganó 4-0….”

Lo cierto es que no hay documentos gráficos ni televisivos de que Reina se haya distraído en ese momento, regalando los guantes a un fotógrafo, pero también en honor al portero hay que decir de que el remate de ese tal”Schwartzembeck”, no lo atajaban ni dos porteros juntos.

Dos días después en el mismo escenario se disputaba la revancha, el Atlético salió golpeado porque se le había escapado el título en los últimos segundos, y el Bayern al contrario, con la autoestima por las nubes.

El equipo bávaro ese día aplastó 4 a 0 al Atlético Madrid, con sendos dobletes de Uli Hoeness y Gerd Muller, y se coronaba así campeón de Europa por primera vez.

Antony Callero

Historias…Franz Beckenbauer…El partido del siglo y un hombro dislocado.

kaiser_mexico70.png

Hoy 11 de Septiembre está cumpliendo 73 años una de las mas grandes leyendas del fútbol mundial, Franz Beckenbauer.

Nacido en Munich, un día como hoy, pero de 1945, el “Kaiser” como le apodaban, fue un histórico del Bayern Munich y de la selección alemana.

El 17 de Junio de 1970, Alemania e Italia jugaron uno de los encuentros mas recordados de la historia de los Mundiales, al que denominaron en su momento “el partido del Siglo”.

Eran las semifinales de la Copa del Mundo de México 1970, germanos e italianos jugaron un partido inolvidable que se saldó con victoria para los “azzurri” por 4 a 3, tras una prórroga inolvidable, donde Gigi Riva a los 111 minutos de juego marcó el gol de la victoria.

Ese día Beckenbauer dio muestras de un carácter inconmensurable. Jugó la prórroga con un hombro dislocado, después de haber chocado con el italiano Giacinto Facchetti.

Sin cambios para hacer, Beckenbauer no podía salir de la cancha, el capitán lo entregó todo hasta el final, pese al dolor.

La historia dirá que ese día Italia derrotó a Alemania, pero también que se engrandeció la leyenda de un tal Franz Beckenbauer, uno de los mejores defensas de la historia de este deporte.

Antony Callero.

Frases…“Cruyff era mejor jugador, pero yo fui campeón del mundo”

loffit-franz-beckenbauer-el-primer-y-unico-kaiser-del-futbol-mundial-04.jpg

La frase pertenece al alemán Franz Beckenbauer, un notable jugador que paseó su clase por el Bayer Munich y la selección alemana, a fines de los años 60 y comienzos de los 70.

El “kaiser” reconoce la calidad de jugador de Cruyff, pero también hace referencia, a que ello no solo basta para ser un grande, además debes ganar títulos.

Son muchos los jugadores que han lucido en sus clubes, han tenido muchas distinciones individuales, premios, menciones, pero son pocos, los que pueden decir: “yo fui campeón del mundo”.

Grandes leyendas de este deporte, se consagraron como reyes del balompié en su época, pero han fallado en momentos claves, donde podían haber subido al olimpo de los más grandes, la Copa del Mundo.

Podemos citar algunos nombres como Ferenc Puskas, Alfredo Di Stéfano, el mismo Johan Cruyff, Michel Platini, Karl Heinz Rummenigge, Zico, ahora más en el tiempo Cristiano Ronaldo o Lionel Messi, y una larga nómina de cracks que no llegaron a la consagración final en un Mundial.

Por ello la frase de Beckenbauer, quizás suene como un poco orgullosa, pero no hace más que remarcar la diferencia, entre un buen jugador, y un gran jugador.

Este verdadero fenómeno además tiene de donde agarrarse, cuando habla; como jugador, fue campeón de Europa e Intercontinental con el Bayer Munich, campeón de Europa y del Mundo con la selección de Alemania, y como entrenador, campeón del mundo con su selección, vaya palmarés envidiable.

Antony Callero

Rusia 2018…Deschamps entra en la mejor historia del fútbol francés

noticias-futbol-didier-deschamps-campeon-del-mundo-2018

Campeón como jugador, y ahora también como entrenador, Didier Deschamps entra en la mejor historia de fútbol francés, y también en la selecta listas de jugadores-entrenadores que han conseguido ese doblete.

Solo el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer habían conseguido hasta el momento lograr ser campeones como jugador y entrenador, ahora Deschamps también se integra a esa lista.

En 1998 era el capitán de “Le Bleus”, levantando el trofeo ante su afición, tras vencer en aquella final en forma contundente a Brasil por 3 a 0.

DiKxm0CX0AAvYO7.jpg

Ahora desde el banquillo fue el Arquitecto de este gran equipo, que se consagró en forma invicta en Rusia, ganando 6 partidos y empatando el restante.

Sus antecesores, el brasileño Mario Zagallo, fue campeón como jugador en 1958 y 1962, y como técnico en 1970, mientras que el alemán Franz Beckenbauer lo había hecho como jugador en 1974 y como futbolista en 1990.

Antony Callero