Gerd Müller…Un delantero con pinta de levantador de pesas

Nacido en Dordllingen, un 3 de Noviembre de 1945, Gerd Müller fue uno de los delanteros mas letales de la historia del fútbol alemán.

Comenzó jugando en el equipo juvenil de su ciudad, pero en 1964 ya es fichado por el Bayern Munich, el club mas poderoso del fútbol alemán.

Por ese entonces, el director deportivo del club era Zlatko Cajkovski, una persona muy crítica, y quién dudaba de las condiciones de Müller.

Incluso se lo dijo personalmente, qué haría con un atacante con pinta de “levantador de pesas”.

Müller medía 1,75, y era corto de piernas, no parecía ser el físico mas adecuado para un delantero, pero poco comenzó a acallar bocas, convirtiéndose en uno de los mejores delanteros que haya vestido la casa del equipo bávaro.

El mítico Franz Beckenbauer también hablaba de él: “Era feo de ver, con esas piernas cortas y gruesas y los hombros inclinados. Pero era veloz como un rayo y saltaba como una anguila. Con él no te podías distraer ni un segundo”.

También Beckenbauer recuerda un cruce en un partido: “¡Gerd! No estaría mal si bajaras a darnos una mano en defensa”, “seguro” le contestó Müller “cuando tú vengas a ayudarme en el ataque a hacer algún gol, yo bajaré en defensa a darte una mano”.

Müller jugó 15 temporadas en el Bayern, anotando 661 goles en 725 partidos jugados. Tenía el record de mayor goleador liguero con 552 tantos, hasta que un tal Lionel Messi superó dicha marca.

Con el Bayern obtuvo, 4 Bundesligas, 4 Copas de Alemania, 3 Copas de Europa, 1 Intercontinental y 1 Recopa de Europa.

También fue pieza clave para que Alemania se consagrara campeón del Mundo en 1974, aunque su mejor torneo fue en México 1970, cuando se consagró goleador con 10 tantos. También con la selección germana logró el título de la Eurocopa en 1972.

Los últimos 3 años como profesional fueron en el Fort Lauderdale de Estados Unidos.

El “torpedo” o “bombardero” como fue bautizado, nos dejó este Domingo 15 de Agosto de 2021 a los 75 años de edad, ya desde hace un tiempo padecía de Alzheimer, se fue uno que fue grande entre grandes.

Antony Callero