Anécdotas…El coreano Son y la dureza de entrenamiento a que era sometido por su padre

Llegar en cualquier deporte requiere de mucha dedicación y sacrificio, pero cuando es tu propio padre quién te presiona para ello, el estrés puede multiplicarse.

Desde pequeño, Son fue sometido a un entrenamiento muy duro, su padre quería que fuera futbolista, y lo entrenó para eso.

“Tenía cuatro horas de entrenamiento sin dejar caer la pelota. Después de tres horas veía tres balones y el piso rojo… y él estaba tan enfadado. Cuatro horas sin dejar caer el balón. Ni una sola vez. Es difícil ¿no?”. Era muy duro, daba miedo”, decía el futbolista del Tottenham en una entrevista concedida a un periódico español.

Mas tarde su padre se convirtió en entrenador del equipo infantil del colegio, y su rigurosidad era extrema. El propio Son cuenta sus peripecias: “Cuando tenía 10 o 12 años, llegó para entrenar al equipo de mi escuela y estábamos entrenando, 15 o 20 jugadores. La sesión consistía en no dejar caer el balón durante 40 minutos. Cuando alguien dejaba caer la pelota, mi padre no decía nada. Pero tan pronto como se me cayó a mí nos hizo comenzar de nuevo desde el principio. Fue duro, pero cuando lo piensas ahora, esta era la forma correcta”.

Pero aparte de esa dureza, también inculcó buenos valores: “Cuando era joven mi padre me dijo que si tenía la oportunidad de marcar, pero había un rival en el suelo porque se había hecho daño, tenía que echar el balón fuera e ir a preocuparme por su estado. Porque si eres un buen futbolista pero no sabes respetar a los demás no eres nadie. Todavía me lo dice. A veces es difícil, pero somos humanos antes que futbolistas. Debemos respetarnos dentro y fuera del campo”.

Cristiano Ronaldo ha sido su ejemplo y su ídolo, y también tiene conceptos muy orientales, como pensar solo en el fútbol por el momento, ya que después del retiro tendrá tiempo para dedicarse a tener una familia.

Antony Callero

Curiosidades…1937…La BBC y el primer partido televisado de la historia

Ocurrió en Londres en Abril de 1937, dos equipos del Arsenal -dirigidos por George Allison-, el titular frente al suplente, se enfrentaban en un entrenamiento, hasta aquí parecía ser algo normal.

Sin embargo esta práctica quedaría en la historia, ya que sería el primer encuentro televisado en la historia.

La BBC de Londres fue la encargada de llevar a cabo la transmisión. El periódico “The Guardian” le dio gran trascendencia al hecho ese día, y daba detalles de la misma: “La demostración televisada mostrará tácticas, disparos a puerta, dribblings y paradas. Serán emplazadas tres cámaras: una en las gradas, para dar un plano general, y dos junto al campo, para los detalles del juego y las entrevistas. No se usará película. La transmisión será enviada por señal radioeléctrica directamente a Alexandra Palace”.

Este evento fue todo un éxito, y concitó la atención de muchos espectadores; nacía algo que con el tiempo se transformaría en un negocio muy rentable en este deporte, y los aficionados muy agradecidos de que esto sucediera.

Ese mismo año también fue televisada la final de la FA Cup entre el Sunderland y el Preston North End, con triunfo de estos últimos por 1 a 0, y el encuentro internacional amistoso entre los seleccionados de Escocia e Inglaterra.

La televisión fue avanzando paulatinamente, pero recién llegó a los Mundiales en Suiza 1954. De allí en más, comenzaba una nueva era.

Antony Callero