Leyendas…Obdulio Varela…a 22 años de su partida

0020142948

A 22 años de la partida del Negro Jefe…Obdulio Varela es una de las máximas leyendas del fútbol uruguayo y mundial, héroe en el recordado Maracanazo de 1950, cuando Uruguay derrotó 2 a 1 a Brasil en su propia casa.

Nació un 20 de Septiembre de 1917 en el barrio de La Teja, en Montevideo, su nombre verdadero era Jacinto Obdulio Muiños Varela, pero todo el mundo siempre lo conoció por su apellido materno «Varela», o simplemente Obdulio.

Comenzó su carrera futbolística en el Deportivo Juventud en 1936, hasta que en 1938 lo ficha el Montevideo Wanderers, donde jugaría durante 5 temporadas.

Mediocampista de gran presencia, era el auténtico «5» de los de antes, que jugaba y ordenaba desde el centro del campo. En 1943 se lo llevó Peñarol, donde jugaría durante 12 años, convirtiéndose en el emblema de los aurinegros, y consiguiendo los títulos uruguayos de 1944, 1945, 1949, 1951, 1953 y 1954.

CgP0_DdW4AIw5qG

Durante 15 años Obdulio fue el corazón de la celeste. Debutó en el Sudamericano de 1939 con Uruguay. En 1942 fue campeón de América en Montevideo, y siendo considerado el mejor jugador del torneo. En el partido decisivo derrotaron a Argentina 1 a 0 con gol de Zapirain.

Morán.jpg

En 1950 era el capitán del seleccionado «charrúa», que lograra la hazaña en el gran Maracaná, al derrotar 2-1 a Brasil en el partido final, y enmudeciendo a 200.000 personas.

obdulio-varela

Tras el gol de Brasil convertido por Friaca a los 47, Obdulio fue muy importante para levantar la moral de sus compañeros, y poder dar vuelta la historia. A los 66 llegaría el gol de Schiaffino, y a los 79 Alcides Ghiggia ponía el 2-1, Uruguay era campeón del mundo por segunda vez.

Obdulio también estuvo en el Mundial de 1954 en Suiza, donde Uruguay cayó en semifinales ante los fabulosos húngaros 4-2 en la prórroga, en uno de los partidos mas dramáticos de la historia de los Mundiales, aunque el gran capitán ese día no pudo jugar por lesión. En total disputó 45 partidos con la selección uruguaya, donde anotó 9 goles.

En 1955 se retiraría del fútbol en Peñarol, el club de su vida. Falleció un día como hoy, 2 de Agosto de 1996 en Montevideo, a los 78 años de edad.

1278450160_0

El Negro Jefe dejó algunas frases y conceptos para la eternidad como aquella de «Los de afuera son de palo.», el día del Maracanazo y al ver esas 200.000 personas eufóricas.

«No me gustó ver a aquellas 200.000 personas tristes, no me gustó ver a Rio a oscuras y sin carnaval. Es la vida. Era campeón y no sentía una alegría absoluta por ello», una frase que pinta el respeto hacia sus vencidos.

«Ahora vamos a jugar como hombres. Nunca miren a la tribuna. El partido se juega abajo. Ellos son once y nosotros también. Este partido se gana con los huevos en la punta de los botines», en el vestuario antes de saltar a la cancha en la final.

«Yo había jugado un millón de partidos en todas partes, en canchas sin tejidos, sin alambradas, a merced del público, y siempre había salido sanito. ¡Cómo me iba a achicar ese día en Maracaná, que tenía todas las seguridades!», otra de las grandes frases de este histórico capitán, y leyenda del fútbol uruguayo.

Antony Callero

 

Rusia 2018…Rusia y Croacia, dos selecciones que buscan hacer historia con historial muy parejo

Los seleccionados de Rusia y Croacia jugarán el Sábado uno de los encuentros de Cuartos de Final de la Copa del Mundo.

Los locatarios muy felices de haber llegado a esta instancia, algo que ni el mas optimista de sus aficionados soñaba, mientras que los croatas han demostrado por jerarquía individual y colectiva que no vinieron de paseo a Rusia.

Ambos combinados se han enfrentado en solo 3 oportunidades, con un saldo favorable a Croacia de una victoria y 2 empates.

El último encuentro lo jugaron en el Rostov Arena el 17 de Noviembre del 2015, y allí los croatas consiguieron vencer por 3 a 1.

URSS 1966 d

Rusia tiene 10 participaciones en Copas del Mundo -contabilizando las que disputó como Unión Soviética-, y 4 veces llegó a Cuartos de Final, 1958, 1962, 1966 y 1970; pero solo en 1966 pudo superar esa instancia y llegar a semifinales, tras derrotar 2 a 1 a Hungría. Finalmente terminaría en el tercer puesto.

En tanto Croacia participó en 4 ocasiones, y en solo una (1998) pudo pasar la primera ronda. En ese Mundial de Francia, los croatas sorprendieron al vencer a Alemania 3 a 0 en Cuartos de Final. Culminaron en tercer lugar, y Davor Suker fue el máximo anotador del torneo.

croacia-98.jpg

Ambos seleccionados buscarán entonces por segunda vez meterse entre los 4 mejores del mundo, Croacia es favorita, aunque Rusia como anfitriona tendrá el apoyo de su afición.

Antony Callero

 

 

Historia de los Mundiales…Suiza 1954

alemania-1954-mundial-de-futbol-seleccion

Ya antes de la disputa del Mundial de Brasil 1950 se había elegido a Suiza como organizador de la Copa Mundial de 1954. Una de las novedades mas importantes del torneo fue la llegada de la televisión, algo que con el tiempo se transformaría en un elemento fundamental para el desarrollo del fútbol en todo el mundo.

Lo malo del torneo fue la forma de disputa, 4 series de 4 equipos, pero solo se jugarían dos partidos por serie, los cabezas de serie de cada llave no se enfrentaban entre si, por lo que tenían muchas opciones de avanzar ambos a Cuartos de Final.

La elección de los «cabeza de serie» no fue la mejor, y las especulaciones en los resultados en la segunda fecha, hicieron que este sistema escogido resultará un auténtico mamarracho.

En el Grupo 1, Brasil goleó a México 5 a 0, mientras que Yugoslavia sorprendió a Francia, venciendo 1 a 0. Brasil y Yugoslavia se enfrentaban en la segunda jornada, empatando 1 a 1, y de esa manera avanzando los dos a la siguiente instancia, y dejando a los «galos» fuera, pese a que derrotaron 3 a 2 a México.

Hungría llegó al torneo como claro favorito. Los húngaros por ese entonces maravillaban a Europa con su juego, y todos entendían que sería muy difícil poder sacarles el título. En el Grupo 2 golearon 9 a 0 a Corea del Sur y 8 a 3 a Alemania, clasificando primeros sin problemas. Los germanos debieron jugar un desempate con Turquía, al que derrotaron 7-2 sin problemas.

La actual campeona del mundo, Uruguay, quedó enmarcada en el Grupo 3, clasificando primera sin apuros tras sus triunfos 2 a 0 ante Checoslovaquia y 7 a 0 frente a Escocia; El equipo de Austria también ganó sus dos encuentros y se clasificó segundo.

Inglaterra aparecía como favorita en el Grupo 4 y lo ratificó, aunque no las tuvo todas consigo. En el primer encuentro empató 4 a 4 ante Bélgica, y posteriormente derrotó 2 a 1 a Suiza. Los helvéticos e Italia debieron jugar un partido desempate para definir el segundo clasificado, venciendo los suizos 4 a 1.

En Cuartos de Final, Alemania derrotó a Yugoslavia 2 a 0, Uruguay se impuso 4 a 2 ante Inglaterra, Hungría confirmó que iba en serio venciendo 4 a 2 a Brasil, y en el partido con mayor cantidad de goles en la historia de los mundiales, Austria se impuso 7 a 5 a Suiza, en un auténtico partidazo.

Pero los austriacos caerían 6 a 1 en semifinales ante una Alemania que venía en ascenso. La otra semi fue para el infarto, Hungría y Uruguay protagonizaron uno de los mejores partidos de la historia de los Mundiales. Ganaba Hungría 2 a 0, pero dos tantos de Hohberg a los 75 y 86 llevaron el partido a la prórroga. Allí Hungría tuvo más resto y Sandor Kocsis -goleador del torneo con 11 tantos- a los 109 y 116 minutos, decretó el triunfo de los magyares 4 a 2.

El 4 de Julio el Wankdorfstadion de Berna sería testigo de una final épica y la dura caída de los imbatibles húngaros.  A los 8 minutos Hungría ganaba 2-0 con goles de Puskas y Czibor, pero Alemania no se desmoronó y rápidamente lo empató con los tantos de Morlock a los 10 y Helmut Rahn a los 18.

Cuando parecía que el partido se iba a la prórroga, a los 84 minutos apareció otra vez Rahn para poner el 3 a 2, y dar uno de los batacazos mas grandes de los Mundiales. La Alemania de Sepp Herbeger se consagraba campeón por primera vez.

14026558894580

 

 

Leyendas…“Pancho” Puskas…de la guerra a la gloria.

1359459_full-lnd

Hablar de Ferenc “Pancho” Puskas, es hacerlo de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Debutó en Primera División con 16 años, y a partir de ahí fue escribiendo con letras de oro, una de las carreras más brillantes del fútbol mundial.

Tras la invasión de Hungría por parte de la URSS (1956), Puskas se queda inactivo, hasta que dos años después es contratado por el Real Madrid. Allí reverdece, y aumenta éxitos pasados conseguidos en su país de origen. Puskas dejó una huella imborrable en el madridismo, y entre todos los que tuvieron la suerte de tratarle.

Ferenc Puskas Biro nació en Budapest, el 2 de abril de 1927. Su padre, jugador del Kispest, y entrenador de su hijo a lo largo de su carrera, había tratado de inculcarle, la afición por el fútbol. El hecho de pertenecer a una familia modesta condicionó su infancia, durante la cual empezó a darle patadas a un balón, hecho a base de trapos, y papeles de periódico.

Luego de su debut en la Primera División del Kispest, la internacionalidad absoluta, le llegaría el 2 de marzo de 1945, en el Nepstadion de Budapest. Puskas, como a partir de entonces se le conocería, debutó con la selección húngara en un partido contra Austria, anotando su primer gol.

A finales de 1949 el Kispest desapareció como equipo, transformando su nombre por el de Honved de Budapest. Este equipo que pertenecía al ejército, consiguió siete títulos de Liga en su país, y era uno de los mejores de Europa en su época.

1515275115_965579_1515276772_noticia_normal

En 1953, Puskas fue proclamado “mejor jugador de Europa”, por críticos, y periodistas de varios países. Su adiós a la selección húngara se produjo el 14 de octubre de 1956, en un partido disputado, casualmente, también contra Austria, donde marcó su inevitable gol, el número 85, en 84 partidos jugados, realmente impresionante.

La difícil situación del país, apuró su prematura “retirada” de la selección. Se le llegó incluso a dar por muerto, con gran angustia para Erzsbeth, una jugadora de balonmano con la que había contraído matrimonio en 1950, y con la que tuvo una hija, Anke.

Pero Puskas logró escapar y residió en varios países de Europa y Sudamérica, hasta que fue fichado por el Real Madrid, desechando ofertas de varios clubes italianos. De esta manera, con treinta y un años y de la mano de Emil Osterreicher, se convirtió en jugador madridista. Completando el mítico grupo que ya formaban Alfredo Di Stéfano, Kopa, Rial, Santamaría, Gento, Domínguez…

A punto de cumplir los 32 años se pensaba que un hombre como Puskas, nada podía hacer en un equipo como el Real Madrid, plagado de estrellas. Durante su primera temporada en España tuvo algunos problemas de adaptación, debido a su larga inactividad, pero ya en su segundo año comenzó a dar muestras de su calidad.

Antony Callero

Historia de los Mundiales…Francia 1938

La III Edición de la Copa Mundial de la FIFA se desarrollaría en Francia, el país natal del Presidente Jules Rimet. Los países americanos le dieron la espalda al torneo, ya que tenían la palabra de Rimet de que la organización sería de alternancia entre América y Europa, y al ser elegida Francia se sintieron de alguna manera traicionados. Argentina se había postulado junto a Alemania y Francia, pero finalmente la FIFA se decantó por los galos.

Por esa época soplaban vientos de guerra en Europa, por lo que el clima político no era el mejor. Fueron 15 los seleccionados presentes en el torneo, 12 de ellos europeos, solo Brasil acudió de Sudamérica, ya que Argentina y Uruguay -molestos por la decisión de la FIFA- decidieron no concurrir. Los otros dos participantes fueron Cuba y la exótica Indias Orientales. Austria había conseguido clasificar al evento, pero 3 meses antes su territorio fue anexado a Alemania, por lo que algunos de sus jugadores fueron obligados a competir bajo la bandera alemana.

El formato de competición era igual al de 1934, con partidos de eliminación directa. Suecia pasó directo a Cuartos de Final ante la ausencia de Austria, el local Francia se impuso 3 a 1 a Bélgica, Italia -campeón-defensor-, superó con dificultades a Noruega 2 a  1, gracias a un gol de Silvio Piola en el alargue.

Hungría no tuvo dificultades para seguir en carrera al imponerse 6 a 0 a la débil Indias Holandesas, Checoslovaquia superó a Holanda 3 a 0, mientras que Brasil y Polonia protagonizaron un auténtico partidazo en Estrasburgo. Bajo una lluvia por momentos torrencial, y en un campo enlodazado, Brasil superó a Polonia 6 a 5 en el alargue, con un hatt-trick del gran Leónidas, quién en definitiva sería el máximo anotador del certamen con 7 tantos.

Suiza y Alemania empataron 1 a 1 en el primer partido, después de 120 minutos de juego, pero unos días después volvieron a enfrentarse y allí fueron los helvéticos que se llevaron el triunfo 4 a 2 ante los alemanes. Una victoria que fue muy celebrada por toda la afición presente en el Parque de los Príncipes, debido al clima hóstil que había contra Alemania.

También debieron recurrir a un partido extra Cuba y Rumania. El primer juego finalizó 3 a 3, mientras que en el segundo encuentro Cuba sorprendió a los rumanos venciendo 2 a 1 y logrando el pase a Cuartos. Allí no tendrían mucha fortuna ante Suecia, que los golearía 8 a 0, mientras que Hungría por su parte se metía en «semis» al vencer 2 a 0 a Suiza.

Brasil y Checoslovaquia empataron 1 a 1 en un gran partido, se volvieron a enfrentar 48 horas después, y los brasileños se llevaron la victoria 2 a 1. El otro gran partido de Cuartos era el que protagonizaban el local Francia, ante Italia, la defensora del título. Con un tanto de Colaussi y un doblete de Silvio Piola, la «azzurri» se metía nuevamente en semifinales.

Hungría confirmó su favoritismo en semifinales, al golear 5 a 1 a Suecia, en un equipo donde sobresalía la figura de Giorgi Sarosi, mientras que la Italia de Vittorio Pozzo se volvía a plantar en una final al derrotar 2 a 1 a Brasil, con goles de Colaussi y el legendario Giuseppe Meazza.

meazza-hungary38.jpg

El 19 de Junio en el Estadio de Colombes en París, Italia alcanzaría el bicampeonato tras derrotar 4 a 2 a Hungría en un gran partido. Colaussi adelantó a la «azzurri», empató Titkos para los «magyares», pero antes del descanso Piola y Colaussi comenzaban a sentenciar el pleito (3-1). Sarosi pareció darle vida a Hungría a los 70 al poner el 2-3, pero el goleador Silvio Piola a los 82 liquidaba el encuentro (4-2). Italia se consagraba campeón en forma brillante, repitiendo lo hecho 4 años atrás en su casa.

18-francia-1938