Anécdotas…Subiabre tumba a Monti para algarabía de todos los uruguayos

En 1930 Uruguay organizó el primer Mundial de Fútbol, y allí entre los 13 participantes estuvo el seleccionado de Chile, dirigido por el húngaro Gyorgi Orth, de solo 29 años de edad.

Chile quedó enmarcado en el único grupo de 4 seleccionados, junto a México, Francia, y uno de los favoritos, Argentina.

Según lo que cuentan las crónicas de la época, el delegado chileno Aquiles Frías no estuvo presente en ese sorteo, ya que no fue avisado del mismo, y de esta manera Chile fue perjudicado, siendo incluido en un grupo sumamente complicado.

Debutaron venciendo a México 3 a 0, con doblete de Carlos “El Zorro” Vidal, y otro en contra de Manuel Rosas.

Posteriormente llegó una apretada victoria 1 a 0 ante Francia, con tanto anotado por su goleador Guillermo Subiabre, ante un centro de Villalobos, encuentro donde el portero francés Thepot le contuvo un penalti a Vidal.

El 22 de Julio en el Estadio Centenario definía el grupo, y la clasificación a semifinales nada menos que contra Argentina, que se impuso a los franceses 1 a 0, y 6 a 3 a los mexicanos.

Un rápido doblete del goleador Guillermo Stábile a los 12 y 13 minutos adelantó a los rioplatenses, descontó Subiabre a los 15, pero Mario Evaristo a los 51 dio cifras definitivas, Argentina 3 Chile 1.

Durante el encuentro se dio un encontronazo entre el famoso Luis Monti, centro half argentino de 1,87 metros de altura, y el pequeño “Chato” Subiabre, que medía solo 1,55.

El propio Subiabre cuenta la jugada: “Monti era el matón de los argentinos y golpeaba a los nuestros en cada atajada. Era recio, cochino y, bueno, yo que también soy carne amarga, estaba quemado. (…) Y vino una nueva intervención brusca de Monti; salté para parar con el pecho la pelota y el argentino me dio un puntapié que me hizo caer medio muerto. (…) Me levanté del suelo, y con toda la rabia que me producía el dolor del golpe, le pegué el puñete. Vi que se derrumbaba esa mole y que luego lo paraban y se volvía a caer como billete viejo. (…) Algo me deben los uruguayos del Campeonato que conquistaron. Monti era el guapo y yo se los amansé. Me lo pagaron bien, porque donde iba me atendían y me daban las gracias”.

Sin dudas de que los aficionados presentes ese día en el Centenario, celebraron en gran forma el golpe de Subiabre, como si hubiera sido un gol uruguayo.

Antony Callero

Anuncios

Historias…Hace 88 años Uruguay se consagraba como primer campeón del mundo

descarga

El 30 de Julio de 1930 -hace exactamente 88 años- en el Estadio Centenario de Montevideo se disputaba la final de la 1ª Copa del Mundo de Fútbol entre Uruguay y Argentina.

Los dos colosos del Río de la Plata se veían las caras nuevamente, después de que dos años atrás se disputaran el oro olímpico en Amsterdam 1928, con victoria para los celestes 2 a 1.

Esta era la gran oportunidad de revancha para los argentinos, ganarle al campeón olímpico en su propia casa era el gran desafío.

5af1ec3da7501_870x0.jpg

Unos 68.346 espectadores presenciaron ese día la gran final, entre ellos unos 8.000 o 9.000 argentinos que cruzaron desde la otra orilla.

La hora señalada para el pitazo inicial del belga John Langenus eran las 14:15. Las puertas del estadio se abrieron 6 horas antes para que la Policía hiciera un estricto control de quiénes ingresaban, ya que se temía lo peor, debido a la gran rivalidad entre ambos seleccionados.

La previa incluso estuvo convulsionada, algunos jugadores argentinos como Luis Monti habían sido amenazados, y se dudaba su presencia, ya que en su círculo íntimo había dicho que no jugaría el partido, aunque después fue convencido para que si lo hiciera.

world-cup-1930-uruguay-argentina-1.jpg

Uruguay arrancó mejor en el partido, y Pablo Dorado a los 12 minutos desataba la algarabía. Pero los argentinos no se amilanaron y llegaron al empate sobre el minuto 20 por intermedio de Peucelle.

Los locales mandaban en el terreno de juego, pero Argentina era muy efectivo, y en otra contra consigue el 2-1 a los 37 por intermedio del goleador del torneo, Guillermo Stábile.

En el descanso se respiraba un aire raro en el vestuario argentino, Monti había hecho muy poco en la primera parte, no estaba jugando, y si bien se iba ganando, no habían hecho mucho por la victoria.

El defensor Fernando Paternoster dijo al parecer a sus compañeros antes de salir a jugar el segundo tiempo: “Mejor que perdamos, si no aquí morimos todos”.

Para la segunda parte el equipo uruguayo dirigido por Alberto Supicci consiguió la igualdad a los 57 minutos por parte del “Vasco” Pedro Cea, y a los 68 el “Canario” Santos Iriarte anotaba el 3-2.

Argentina había desaparecido por completo del partido en esos segundos 45 minutos. Los celestes dominaban y a un minuto del final el “Manco” Héctor Castro ponía el 4-2 definitivo en el marcador.

5af1ef1594aaf_800x0.jpg

Uruguay se consagraba campeón del primer mundial, y confirmaba que era el mejor seleccionado del mundo, tras haberse consagrado también campeón olímpico en Colombes 1924 y Amsterdam 1928.

el-rompimiento-poltico-entre-uruguay-y-argentina-tras-el-mundial-de-1930-body-image-1462473246

Antony Callero.