Historias…Italia y Alemania…el partido del Siglo

En el Mundial de México 1970, Alemania e Italia se enfrentaron en semifinales, en un juego muy recordado y que desde entonces se le conoce como “El partido del Siglo”.

La cantidad de emociones y el dramatismo que envolvió a la definición del encuentro, hizo que sea recordado de esa manera.

Más de 102.000 espectadores presenciaron el encuentro en el Estadio Azteca un 17 de Junio de 1970.

Roberto Bonisegna abrió la cuenta al minuto 8, una ventaja que lograron mantener hasta el minuto final, cuando el defensor Karl Heinz Schnellinger igualó la contienda sobre el minuto 90.

La prórroga fue un canto al fútbol, y a la heroicidad de los 22 futbolistas que estaban dentro del campo de juego.

Frank Beckenbauer jugando con un hombro dislocado, y otros en inferioridad física a consecuencia del desgaste sufrido durante el partido.

El “torpedo” Gerd Müller a los 94 adelantó a los germanos, pero el defensor Tarciso Burgnich a los 98 empató para la “azzurri”.

El gran “Gigi” Riva puso a Italia 3-2 a los 104 minutos, pero apareció Müller otra vez a los 110 para empatarlo.

Poco duró la alegría de los “teutones”, ya que “el Bambino de Oro”, Gianni Rivera, anotó un minuto después el tanto que le daría la victoria a Italia, y el pase a la final.

En el partido decisivo enfrentaría a Brasil, donde caería 4-1, siendo superado futbolísticamente por el equipo liderado por un tal “Pelé”, y pagando las consecuencias del desgaste sufrido en el partido ante Alemania.

Italia, dirigida por Ferruccio Valcareggi, jugó ese “partido del siglo” con Albertosi, Burgnich, Facchetti, Cera, Rosato, Bertini, Mazzola, De Sisti, Domenghini, Bonisegna y Riva, ingresando posteriormente Rivera y Poletti.

Por su parte la Alemania de Helmut Schön lo hizo con Maier, Vogts, Patzke, Schulz, Schnellinger, Beckenbauer, Overath, Grabowski, Seeler, Müller y Lohr, ingresando Libuda y Held en la segunda mitad.

Antony Callero

Anuncios

Historias…El Bayern Munich es bicampeón de Europa con polémica incluida

El 28 de Mayo de 1975 en el Parque de los Príncipes de París, el Bayern Munich se alzaba con su segunda Copa de Europa, tras derrotar en la final al Leeds United de Inglaterra por 2 a 0.

Eran épocas de apogeo del fútbol alemán, campeón del mundo en 1974, y con un Bayern Munich que comenzaba a dominar Europa, tras haberse consagrado también el año anterior como el mejor del continente.

Un gol de Franz Roth a los 71 minutos, y otro de Gerd Müller a los 81 dieron el triunfo al conjunto dirigido por Dettmar Cramer.

Los bávaros ingresaron al campo de juego ese día con Sepp Maier, Franz Beckenbauer, Hans-Georg Schwarzenbeck, Bernd Durnberger, Bjorn Andersson; Rainer Zobel, Franz Roth, Jupp Kappellmann; Uli Hoeness, Gerd Müller y Conny Torstensson, ingresando en la segunda mitad Sepp Weiss y Klaus Wunder.

Para llegar a la instancia decisiva, el Bayern tuvo que eliminar al Magdeburgo de Alemania Democrática en Octavos de Final por un global de 5-3, al Ararat Yereván de Unión Soviética (2-1 en el global) en Cuartos, y al Saint Ettiene de Francia en semifinales, fue 0 a 0 en tierras galas, y 2-0 en Munich.

Sin embargo pese al doblete del equipo alemán, la final es muy recordada por el polémico arbitraje del francés Michel Kitabdjián, quién no pitó un claro penalti y anuló un gol legal al Leeds, cuando el partido estaba aún 0 a 0.

En Inglaterra se habló mucho tiempo de esta injusticia cometida en contra del Leeds United, se habló de “robo y conspiración”.

Antony Callero