Curiosidades…Soñaba con ser ciclista y se convirtió en el mejor portero del mundo

La historia de Thibaut Courtois es más que curiosa, ya que de niño ni en sueños pensaba en ser portero de fútbol.

En su casa si bien el fútbol era un deporte que siempre estaba arriba de la mesa en los debates, no era el principal.

Sus padres jugaban al voley en forma profesional en el Genk de su país, al igual que su hermana, quién integra la selección nacional belga.

Thibaut de niño también practicó voley, pero su gran pasión era el ciclismo, deporte muy popular en aquel país.

Poco a poco el fútbol se le fue apegando y la bicicleta comenzó a quedar a un lado.

A los 8 años ingresa en las infantiles del Genk, pero en sus inicios no lo hacía en la portería, sino como lateral izquierdo.

Viendo su buen físico, y la falta de porteros en el equipo, Thibaut comienza a pararse bajo los 3 palos, comenzando allí una carrera totalmente ascendente.

A los 17 años debuta en la Primera División del Genk, donde jugaría hasta el 2011, donde ficha por el Atlético Madrid.

En el club “colchonero” estaría 3 temporadas rayando a gran nivel, hasta que en el 2014 se marcha al Chelsea de Inglaterra.

Después de un Mundial de Rusia sobresaliente, donde consiguió hacerse con el trofeo “Guante de Oro” como mejor portero, el Real Madrid consigue hacerse con su fichaje por una suma cercana a los 35 millones de euros.

Courtois, un elegido que triunfó en el fútbol, pero que perfectamente lo podía haber hecho también en otro deporte.

Antony Callero

Historias…Pione Sisto…de refugiado de guerra a jugar un Mundial con Dinamarca

La historia de Pione Sisto quizás sea muy similar a la de muchos jóvenes africanos que se hicieron un lugar en el fútbol europeo, aunque su llegada fue por demás traumática.

El joven Sisto nació en Uganda, país donde sus padres se habían refugiado tras escapar de una cruenta guerra civil que se había desatado en Sudán del Sur, de donde eran originarios.

Entre 1983 y 2005, casi 2 millones de personas perdieron la vida en Sudán, sus padres pudieron escapar de esa tragedia, y consiguieron emigrar posteriormente a Dinamarca como refugiados. Pione tenía solo 2 meses, y en aquel país tan lejano los Sisto conseguirían rehacer su vida, junto a sus 8 hijos.

A los 7 años comenzó a jugar al fútbol en el Tjorring de su ciudad (Skive); sus buenas cualidades no pasaron desapercibidas, y fue fichado por el club principal de la zona, el Midtjylland de la ciudad de Herning, con el cuál llegaría a debutar en Primera División en el 2012, con solo 17 años de edad.

En la temporada 2013-2014 fue elegido jugador del año por la Asociación de Futbolistas de aquel país, y al año siguiente tendría una actuación destacada cuando el Midtjylland se corona campeón de la Liga Danesa.

En Diciembre del 2014 había conseguido la nacionalidad danesa, siendo convocado primero para la selección Sub 21, y posteriormente para la Absoluta, con la cuál debutó oficialmente el 4 de Septiembre de 2015 frente a Albania, por las Eliminatorias para la Euro 2016.

Cuando comenzó a ganar su primer dinero como profesional, viajó a su país de origen, ya que quería saber de donde venía: “Había visto imágenes, pero fue algo completamente distinto. El modo de vida y los pocos recursos que tienen…”, expresó casi desolado el futbolista.

En Julio del 2016 se produciría un hecho que cambiaría definitivamente su vida, cuando ficha por el Club Celta de Vigo de la Primera División Española, el cuál pagó la suma de 6,7 millones de euros, firmando un contrato por 5 temporadas.

Sus buenas actuaciones en el equipo de Vigo, hizo que el entrenador Hareide Age convocara a Sisto para el Mundial de Rusia 2018, siendo titular en el primer juego ante Perú, donde Dinamarca logró vencer 1 a 0.

Repitió titularidad en el 1-1 ante Australia y el 0-0 frente a Francia, mientras que en el partido de Octavos de Final ante Croacia fue relegado al banquillo de suplentes, ingresando en el segundo tiempo de la prórroga. Pese a la extraordinaria actuación de su portero Kasper Schmeichel, Dinamarca caería en la tanda de penaltis, y se despediría del Mundial.

Pione Sisto es otro de los casos de superación personal, donde el fútbol le permitió abrirse camino wn

Antony Callero

Historias…Pedro Monzón…de albañil a jugar la final del Mundo

No fue nada fácil para Pedro Damián Monzón, para hacerse un lugar en el fútbol tuvo que pasar por un montón de situaciones y vivencias, que realzan aún mas su carrera.

Comenzó jugando en Huracán de Goya, su pueblo natal, en Corrientes. De familia muy humilde, a los 15 años emprendió rumbo a Buenos Aires en busca de un futuro mejor, trabajó de albañil para hacer la moneda, y alternaba los ratos libres con el fútbol. Probó en varios equipos pero no tuvo fortuna.

En 1977 se probó en Rosario Central, donde logró quedar. Vivía en una pensión junto a otros conocidos como Jorge Balbis, Mario Cornaglia, Pedro Argota y José Celiz.

Les daban el almuerzo y la cena, por lo que para conseguir un peso extra limpiaba vidrios en tiendas de Rosario, y así poder solventarse.

Dos años después Central lo dejo libre, tenía 17 años y regresaba abatido a su Goya natal, sentía que el fútbol ya no le daría mas oportunidades.

Sin embargo no tenía pensado resignarse, regresó a Buenos Aires para trabajar como albañil, esperando una nueva oportunidad en otro club.

A fines de Marzo de 1980 surgió la posibilidad de probarse en Independiente, donde a Nito Veiga le bastó solo 20 minutos verlo, para decidir fichar a aquel morochito humilde de Goya. 

Su ascenso fue meteórico, en 1981 Pedro Monzón ya estaba jugando en Primera en el club de Avellaneda, con el cual ganó todo, campeón Metropolitano 1983, campeón de la Libertadores y la Intercontinental en el 84.

Ya por ese entonces había sido convocado para la Sub 21 de Argentina que jugó el Torneo Esperanzas de Toulón en 1983, los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988 y la Copa América de 1989, hasta que llegó el momento sublime, cuando Bilardo lo convoca para el Mundial de Italia 1990 como uno de los zagueros titulares.

Si bien le queda aquel momento amargo de la expulsión en la final ante Alemania, el recuerdo de haber jugado una final del Mundo junto a Diego Maradona, a quién considera el mejor jugador de todos los tiempos, será un recuerdo imborrable en su memoria.

Además de Independiente jugó en Unión de Santa Fé, Barcelona de Guayaquil, Huracán, Quilmes, Atlético Tucumán, Alianza Lima y Santiago Wanderers de Chile, donde culminó su carrera en 1996, tras dar positivo en un control antidoping.

Reconoció públicamente su adicción a las drogas, y casi en la ruina Arsenal le dio la posibilidad de salir a flote, brindándole un lugar para vivir, y entrenando formativas.

Se volcó al culto evangélico, junto al Pastor Hugo Giménez, y de a poco fue saliendo de esa situación tan complicada. Dirigió varios equipos, entre ellos a su querido Independiente, aunque su pasó fue muy corto.

La vida de Pedro Monzón…una vida de película 

Antony Callero

Noticias…Luka Modric rompe la hegemonía de Messi y Cristiano y gana el Balón de Oro 2018

El mediocampista croata Luka Modric, es el nuevo Balón de Oro 2018, tradicional premio entregado en esta jornada en París por la revista francesa “France Football”, y que premia al mejor futbolista de la temporada.

El gran “Lukita” Modric guió a su selección al sub campeonato del mundo en el Mundial de Rusia 2018, donde cayera en la final ante Francia, y además fue gran figura en la obtención del trienio consecutivo del Real Madrid en la Liga de Campeones de Europa.

Modric consiguió un total de 753 puntos en la votación, que fue efectuada por periodistas especializados de todo el mundo.

El portugués Cristiano Ronaldo, actualmente futbolista de Juventus, fue segundo con 478 puntos, mientras que el francés Antoine Griezmann, otro de gran temporada, campeón del mundo con su selección, y de la Europa League con el Atlético Madrid, ocupó el escalón mas bajo del podio.

Completaron el “top ten”, Kylian Mbappé, Lionel Messi, Mohammed Salah,Raphael Varane,Eden Hazard, Kevin de Bruyne y Harry Kane.

Clasificación Completa: 

1º Luka Modric (Croacia, Real Madrid), 753 puntos

2º Cristiano Ronaldo (Portugal, Real Madrid y Juventus), 478 puntos

3º Antoine Griezmann (Francia, Atlético de Madrid), 414 puntos

4º Kylian Mbappé (Francia, PSG), 347 puntos

5º Lionel Messi (Argentina, FC Barcelona), 280 puntos

6º Mohamed Salah (Egipto, Liverpool), 188 puntos

7º Raphael Varane (Francia, Real Madrid), 121 puntos

8º Eden Hazard (Bélgica, Chelsea), 119 puntos

9º Kevin De Bruyne (Bélgica, Manchester City), 29 puntos

10º Harry Keane (Inglaterra, Tottenham), 25 puntos

11º N’Golo Kanté (Francia, Chelsea), 24 puntos

12º Neymar (Brasil, PSG), 19 puntos

13º Luis Suárez (Uruguay, FC Barcelona), 17 puntos

14º Thibaut Courtois (Bélgica, Chelsea y Real Madrid), 12 puntos

15º Paul Pogba (Francia, Manchester United), 9 puntos

16º Sergio Agüero (Argentina, Manchester City), 7 puntos

17º Gareth Bale (Gales, Real Madrid), 6 puntos

17º Karim Benzema (Francia, Real Madrid), 6 puntos

19º Roberto Firmino (Brasil, Liverpool), 4 puntos

19º Ivan Rakitic (Croacia, FC Barcelona), 4 puntos

19º Sergio Ramos (España, Real Madrid), 4 puntos

22º Edinson Cavani (Uruguay, PSG), 3 puntos

22º Sadio Mané (Senegal, Liverpool), 3 puntos

22º Marcelo (Brasil, Real Madrid), 3 puntos

25º Alisson (Brasil, AS Roma y Liverpool), 2 puntos

25º Mario Mandzukic (Croacia, Juventus), 2 puntos

25º Jan Oblak (Eslovenia, Atlético de Madrid), 2 puntos

28º Diego Godín (Uruguay, Atlético de Madrid), 1 punto

Historias…El “partido fantasma”…Unión Soviética se niega a viajar a Chile y los trasandinos clasifican al Mundial de Alemania 74

Un 21 de Noviembre de 1973 debían enfrentarse las selecciones de Chile y Unión Soviética en Santiago, por la vuelta de la repesca para la Copa del Mundo Alemania 1974.

En la ida en el Estadio Central Lenin de Moscú, ante 60.000 espectadores, Unión Soviética y Chile habían igualado 0 a 0, por lo que la vuelta se presentaba favorables a los chilenos.

Dos meses antes del partido decisivo, se produjo en Chile un golpe de estado encabezado por el dictador Augusto Pinochet, que derrocó al presidente Salvador Allende.   

El Estadio Nacional, lugar donde se disputaría la vuelta, había sido elegido como centro de detención y ejecución de aquellas personas contrarias al régimen de Pinochet, por lo que la Unión Soviética elevó una nota a la FIFA para que el partido se jugara en terreno neutral, ya que no estaban dadas las condiciones de seguridad para que se disputara en dicho Estadio.

Chile se negó a jugar fuera de su país la revancha, por lo que la FIFA envió una Comisión para inspeccionar el estadio. 

Gregorio Mena Barrales, uno de los políticos preso allí en el Estadio en el momento que llegó la Comisión de FIFA expresó: “visitó el campo, se paseó por la cancha, miró con ojos lejanos a los presos y se fue dejando un dictamen: en el estadio se podía jugar”.

Unión Soviética reclamó nuevamente, pero al no tener el apoyo de la FIFA decidió no presentarse. El Estadio se abrió ese día, unas 15.000 personas presenciaron lo que la prensa llamó “el partido fantasma”.

Chile hizo el saque inicial, Francisco Valdés corrió hacía la portería vacía y anotó el gol simbólico. La FIFA dio ganador a Chile el encuentro por 2-0, y de esta manera consiguieron clasificar al Mundial de Alemania 1974, donde caerían en primera ronda.

Antony Callero    

Historias…Bubamara…Una Escuela de fútbol en medio de la crueldad de la Guerra

Año 1992…tiempos difíciles en Europa, en los Balcanes una cruenta Guerra se había desatado en la Ex Yugoslavia, y en medio de esa crueldad una Escuelita de Fútbol que nace en Bosnia, parece un locura, pero no lo es.

Predag Pasic fue un jugador de orígen bosnio, que defendió la selección de Yugoslavia en el Mundial de España 1982. Jugó en el Fútbol Club Sarajevo, y después emigró a la Bundesliga Alemana para pasar por el Stuttgart y el Munich 1860, colgando los botines en 1988.

Regresó a su país, y cuando se desata el conflicto bélico pensé en emigrar, pero no…debía quedarse a ayudar, principalmente a los niños desprotegidos.

Los directivos del Stuttgart ofrecen a Pasic regresar a Alemania, para hacerse cargo de sus Escuelas de Fútbol, pero el ex futbolista se niega.

“Sarajevo es mi ciudad y sus habitantes son mi gente. Todo el mundo me conocía y me quería por haber sido la estrella del FK Sarajevo. Se identificaba conmigo y, en cierta forma, yo les pertenecía. No lo pensé ni dos veces. Supe que debía quedarme”, dijo Pasic

“Quería ser útil, pero no sabía cómo. Lo que más me angustiaba era la situación de los niños. No soportaba saberlos encerrados, ociosos, angustiados y sin esperanza. Fue, pensando en ellos, que se me ocurrió la idea de abrir una escuela de fútbol bajo las bombas.”

Fue así que para alejar a esos pequeños del horror y la crueldad de la Guerra, decide formar la Escuela de Fútbol Bubamara, que dio su puntapié inicial un 15 de Mayo de 1993.

A través de Radio Sarajevo hace un llamado convocando a niños de cualquier origen y religión, pensaba que quizás 20 o 30 pudieran animarse a venir, no era fácil salir de sus trincheras en sus casas, una bala perdida podía acabar con la vida de cualquier chico o persona. Sin embargo el llamado fue todo un éxito, nada menos que 200 niños se presentaron, y en pocos días esa cifra aumentó a 300.

Pasic había conseguido que esos niños se olvidaran de las bombas y de las armas, disfrutaban de un par de horas jugando al fútbol, y conviviendo con otros pequeños sin importar raza o religión.

“Bubamara era un oasis de paz. Afuera de la escuela, croatas, serbios y bosnios se mataban o se rehuían. En la escuela, adultos y niños seguían viviendo como siempre lo habían hecho en Sarajevo”, decía Pasic en una entrevista.

Dentro de esos niños que esquivaban balas para poder ir a entrenar a la Escuelita, había varios que después llegarían a triunfar en el profesionalismo, el mas reconocido, el centro delantero Edin Dzeko.

La Guerra finalizó en 1995, solo en Sarajevo se cobró 11.451 vidas, fueron tiempos difíciles, pero Pasic aguantó a pie firme con su proyecto, que llegó a tener 5 Escuelas en todo el país, con aproximadamente 5.000 chicos pateando un balón.

Hasta que la política nuevamente entra en juego, Pasic no tiene las mejores relaciones con el partido ultranacionalista de turno, y las autoridades lo despojan del Centro Deportivo, que pasa a manos del FC Sarajevo.

Por todos los medios Pasic intenta recuperar algo por lo cuál tanto luchó, pero fue imposible, y en Abril de 2014 decide tirar la toalla.

Hoy la Escuela ya no existe, pero su creador igualmente se siente orgulloso de lo conseguido: “Me queda un solo consuelo. Más de 10 mil niños pasaron por mi escuela. Les sigo la pista a muchos. En su mayoría son buenos profesionales. Unos 40 son excelentes futbolistas profesionales. Ninguno acabó en los rangos de los partidos políticos que pudren a Bosnia y Herzegovina.” 

“No pasa una semana sin que encuentre uno que otro ex alumno en la calle, en un restaurante o en el cine. Todos me dicen lo mismo: ‘usted me salvó del odio’. Y eso no me lo quita nadie.”, termina diciendo Pasic.

Antony Callero

 

     

Leyendas…Vincenzo Scifo…el líder de una gran generación de futbolistas belgas

Scifo_01

La selección de Bélgica, tan de moda por estos días, tuvo su primer gran generación de cracks allá por la década de los 80 y comienzos de los 90.

En un equipo donde destacaban grandes futbolistas como Eric Gerets, Jan Ceulemans, o el portero Jean Marie Pffaf, el estratega de los “diablos rojos” era un mediocampista de gran calidad: Vincenzo Scifo.

Hijo de padres italianos nacidos en Sicilia, Scifo nació un 19 de Febrero de 1966 en La Louviere (Bélgica), debutó como profesional en el Anderlecht en 1983, club con el que disputó 4 temporadas, y donde consiguió 3 Ligas y 2 Súper Copas.

Ya en 1984 es llamado por primera vez para integrar el combinado nacional de su país para disputar la Eurocopa, y con solo 20 años fue una de las principales figuras del equipo que consiguió el cuarto puesto en el Mundial de México 1986, cayendo en aquella recordada semifinal ante la Argentina de Diego Maradona.

gdvieaqpo2z5cuhh6ypo.jpg

Tras su gran Mundial, Scifo ficha en 1987 por el Inter de Milán, donde jugaría una sola temporada, sin llegar a brillar.

En 1988 se marcha al Girondins de Burdeos por un año, mientras que en 1989 ficha por el Auxerre también de Francia.

En Italia 1990, un Scifo mas maduro con 24 años de edad, lidera a la selección de Bélgica que realiza una muy buena fase de grupos, pero cayendo posteriormente en Octavos de Final ante Inglaterra en tiempo extra.

Entre 1991 y 1993 tiene un muy buen pasaje por el Torino italiano, donde consigue la Copa Italia de 1993.

Tras esas dos muy buenas temporadas, ficha por el Mónaco francés, jugando allí durante 4 años y dejando el mejor de los recuerdos, siendo campeón de Liga en 1997 y también de la Súper Copa Francesa.

Ya con algunos problemas físicos, emprende su retorno a su país para jugar por su primer amor, el Anderlecht, donde lo haría entre 1997 y el 2000, siendo campeón de Liga por cuarta vez en la última temporada.

scifoleyendas3.jpg

En la temporada 2000-2001 jugaría sus últimos encuentros en el Royal Charleroi, hasta que problemas de cadera debido a una artrosis, le obligan a su retiro profesional.

En ese lapso también disputó los Mundiales de Estados Unidos 1994 y Francia 1998, entrando en una selecta lista de futbolistas con 4 Mundiales a cuestas.

Tras su retiro se dedicó a la dirección técnica en el Charleroi, posteriormente pasó por el Tubize, el Mouscron y el Mons de su país, siendo su última experiencia con la selección de Bélgica Sub 21 en la temporada 2015-2016.

Scifo era un jugador muy técnico, de gran manejo de balón y visión de juego, su actuación en los Mundiales de 1986 y 1990 principalmente, lo catapultan a lo mas alto entre los jugadores belgas de todos los tiempos.

Antony Callero