Torneo Uruguayo…Peñarol primer campeón de la era profesional

En 1932 el fútbol uruguayo comienza en una nueva etapa… el profesionalismo.

En una Liga dominada históricamente por Nacional y Peñarol desde sus inicios en la era amateur, se iniciaba una nueva etapa, que confirmaría el poderío de los tradicionales rivales.

El 30 de Abril de 1932 se formó la Liga Uruguaya de Fútbol Profesional, presidida por César Batlle Pacheco, y conformada por 11 de los 12 equipos que habían participado de la Liga de 1931.

Solamente Misiones no fue aceptado en este nuevo formato profesional, por razones que no quedaron muy claras, aunque se aduce que el mismo no mostró demasiado interés en sumarse a este nuevo proyecto. Pese a todo el club continuó compitiendo, pero en la Primera División Amateur.

Poco antes de comenzar el campeonato, se produjo la fusión de los clubes Capurro y Olimpia, dando origen al Club Atlético River Plate.

De esa manera serían 10 los equipos participantes de esa primera edición, jugándose el mismo a 3 ruedas todos contra todos.

La jornada inaugural se disputó el 22 de Mayo, Peñarol igualó 1-1 con River Plate en el Estadio Centenario, Defensor se impuso 2-1 a Bella Vista y Wanderers superó 3-0 a Racing. El miércoles 25 se completó esa primera fecha con los encuentros Nacional 2 Sud América 0, y Central 1 Rampla 0.

El torneo finalizó en el mes de Febrero de 1933, Peñarol fue campeón con 40 puntos, le siguió Rampla Jrs. con 35, Nacional fue tercero con 32 y Defensor cuarto con 31.

Como curiosidad, digamos que Peñarol le ganó a Nacional los 3 clásicos del año por 2-0, resultados que fueron claves para la obtención del título.

El equipo base de Peñarol en ese torneo estaba integrado por Homero Fernández, Galileo Chanes, Erebo Zunino, Alberto Nogués, Mascheroni, Alvaro Gestido, José Pérez, Lorenzo Fernandez, José P. Young, Luis Mata y Braulio Castro, equipo dirigido por Leonardo de Lucca.

Juan Labraga de Rampla Jrs. fue el máximo anotador de ese primer campeonato con 17 tantos.

Además en forma simultánea se disputaba también la Primera División Amateur, integrada por 12 clubes, Misiones, Cerro, Progreso, Intrépido Belgrano, Maroñas, Uruguay Montevideo, Fénix, Lito, Liverpool, Colón, Deportivo Juventud y Universitario.

Antony Callero

Historias…Okudera abrió el camino hacia el profesionalismo en Japón

Corría el año 1977, y el FC Furukawa de Japón fue invitado a realizar una gira por Alemania.

Dentro de sus futbolistas destacaba Yasuhiko Okudera, un centrocampista habilidoso y rápido, quién despertó el interés del FC Colonia de aquel país.

Con solo 24 años, Okudera no lo pensó dos veces y se mudó a Alemania, sería el primer futbolista japonés en jugar en Europa, era la gran oportunidad de ser profesional.

Debutaría con la camiseta del Colonia el 22 de Octubre de 1977, en la victoria 2-1 de su equipo ante el Duisburg; esa temporada lograría el bicampeonato, al obtener la Bundesliga y la Copa de Alemania.

Años mas tarde en una entrevista que le realizó FIFA, Okudera decía: “Realmente no estaba seguro de si estaría a la altura. Mi primera temporada en Alemania fue un martirio, no tanto en términos del estilo de juego como en lo referente al estilo de vida. De mi segundo año en adelante ya me sentí con más control sobre las cosas”.

Al año siguiente en la temporada 1978-1979, alcanzó las semifinales de la Copa de Europa con su equipo, siendo eliminado en esa instancia por el Notthingham Forest de Inglaterra.

El nipón ficharía después por el Hertha de Berlín, y posteriormente el Werder Bremen, donde alcanzaría su mejor nivel en la Bundesliga.

Tras 9 temporadas regresó a Japón en 1986 para jugar por el Furukawa, donde se consagró campeón de Liga y campeón de la Copa Asiática de Clubes.

Se despidió de las canchas en 1988, a los 36 años de edad, y casi sin querer abrió el camino a lo que sería el profesionalismo en su país, y la creación de la J-League en 1992.

Hasta ese momento, los futbolistas eran amateur, trabajaban en las compañías dueñas de los equipos durante la semana, y después tenían que entrenar y jugar los fines de semana.

Solo los extranjeros contratados -la mayoría brasileños- vivían solo del fútbol hasta ese momento.

Antony Callero