Historias…Reyes sin corona…”los mágicos magiares”

Hasta ese momento no se había visto nada igual sobre el campo de juego…Marcaron una época, y son reconocidos como el primer gran equipo de la historia, sin embargo son “reyes sin corona”-

Los “mágicos magiares”, o también denominado “equipo de oro”, se mantuvo invicto durante 32 partidos.

Gusztav Sebes era el entrenador de esta selección de Hungría que maravilló al mundo con su juego en la década del 50, un equipo que tenía como base al Honved de Budapest, por ese entonces reconocido como uno de los grandes del continente.

En 1952, Hungría conseguía el oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki con total autoridad, venciendo sucesivamente a Rumania (2-1), Italia (3-0), Turquía (7-1), Suecia (6-0) y en la final 2-0 a Yugoslavia con goles de Ferenc Puskas y Zoltan Czibor.

Un año después visitan Wembley para enfrentar a los inventores del fútbol, Hungría gana 6-3, es la primera derrota de Inglaterra en casa ante un equipo no británico.

El gran Bobby Robson dijo tras este partido: “Vimos un estilo de juego, un sistema, que nunca habíamos visto antes. Ninguno de estos jugadores significaba nada para nosotros. Nosotros no conocíamos a Puskas, ni a ninguno de esteo futbolistas fantásticos. Nuestra formación WM fue inútil frente a estos rivales. Su juego tuvo un efecto profundo, no sólo en mí, sino para todos nosotros”.

Meses después vendría la revancha en Budapest, y allí Hungría vapulea 7-1 a los británicos, en lo que es la peor derrota sufrida en la historia por el equipo de “la rosa”.

Llegaban al Mundial de Suiza 1954 como claros favoritos, solo Uruguay -actual bi campeón del mundo- aparecía como gran rival de riesgo para este equipo húngaro.

Los pronósticos parecían confirmarse, 9-0 a Corea del Sur y 8-3 a Alemania Federal en la fase de grupos, la superioridad de los dirigidos por Sebes era abrumadora.

En Cuartos de Final llegaría el primer gran desafío, Brasil, pero los “mágicos magiares” sacan adelante el encuentro venciendo 4-2 con doblete de Kocsis, Hidegkuti y Lantos.

Uruguay era el próximo escollo, combinado celeste que hasta el momento no sabía lo que era una derrota en Mundiales.

Sin embargo Hungría se adelantó rápido con goles de Czibor y Hidegkuti, parecía tener todo controlado el conjunto europeo, pero Juan Eduardo Hohberg a los 75 y 86 minutos consigue empatar la contienda y forzar la prórroga.

Allí Uruguay no tuvo mas fuerzas, Hungría prevaleció en el juego, y finalizó ganando 4-2, marcando Sandor Kocsis a los 109 y 116 minutos de juego. De esta manera acababan con el invicto celeste, y se metían en la gran final del mundo.

Su rival allí sería Alemania Federal, la misma que habían derrotado 8-3 en la fase de grupos, aunque en esa oportunidad los teutones jugaron con varios suplentes.

Hungría era amplia favorita, y lo confirman de inmediato con los goles de Puskas a los 6 minutos y Kocsis -máximo anotador del torneo- a los 8.

Contra todo pronóstico Alemania salió a plantar cara, Morlock descontó a los 10, y a los 18 Helmuth Rahn empataba la partida (2-2).

Hungría lo intentaba pero no podía llegar al gol, Alemania se salvaba una y otra vez, pero a poco del final el Wankdorfstadion sería mudo testigo del “Milagro de Berna”, cuando Herlmuth Rahn a los 84 minutos anota el 3-2 para los germanos.

El equipo alemán se consagraba campeón del mundo por primera vez, y en el otro bando era todo desazón, el mejor equipo del mundo caía de pie, fallaba justo en el momento mas importante.

Pese a ese traspié, Hungría continuó posteriormente con otro invicto de 18 juegos, hasta que cayó ante Turquía en 1956, pero ya nada era igual.

Ese año estalló la revolución húngara en aquel país, provocando que los soviéticos invadieran su territorio. Los jugadores mas importantes como Ferenc Puskas, Sandor Kocsis, Zoltan Czibor entre otros, no regresaron mas a su país, y así comenzaba a desaparecer la leyenda de los “mágicos magiares”.

La base de aquel equipo maravilloso estaba formada por Gyula Grosics; Jozsef Bozsik, Mihaly Lantos, Jeno Buzansky, Jozsef Zacarias, Gyula Lorant; Mihaly Toth, Ferenc Puskas, Nandor Hidegkuti, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor.

Antony Callero

Historias…Inglaterra sucumbe ante los “mágicos magyares” en el partido del Siglo

Ocurrió hace 65 años, un 25 de Noviembre de 1953 en el mítico Estadio de Wembley en Londres, ese día los maravillosos húngaros golearon a Inglaterra por 6 a 3, en lo que muchos consideran como “el partido del Siglo”.

Enorme exhibición de Hungría en territorio inglés, y primera derrota en casa del seleccionado de la rosa ante un equipo no británico.

Puskas, Kocsis, Czibor, Hidegkuti, Boszik y compañía, deleitaron ese día a todos los presentes, y minimizaron a los inventores del fútbol, que quedaron atónitos ante tanta destreza dentro de un campo de juego.

En Inglaterra se creía que hasta ese momento allí se jugaba el mejor fútbol del planeta, pero desde ese día todo cambió…

Hungría, dirigida por Gustav Sebes, alineó ese día con Grosics, Lantos, Zakarias, Lorant, Buzansky y Boszik; Budai, Puskas, Czibor, Hidegkuti y Kocsis.

Por su parte Inglaterra saltó al campo de juego con Merrick, Eckersley, Wright, Ramsey, Mortensen y Dickinson; Taylor, Johnston, Robb, Matthews y Sewell.     

Al minuto de juego ya ganaba el equipo “magyar” con gol de Nandor Hidegkuti, John Sewell empató a los 13, pero de allí en más una ráfaga de fútbol acabó con Inglaterra, Hidegkuti anotó el segundo a los 22, aumentó Puskas a los 25 y 29, para poner el 4-2. Antes del descanso descontó el legendario Stanley Matthews, como para levantar el ánimo de los ingleses. 

Al comenzar la segunda parte Jozsef Bozsik pone el 5-2 a los 50 y Hidegkuti anota el tercero personal a los 53. Al Ramsey de penalti a los 57 descontó para maquillar el resultado final, ganó Hungría 6-3, pero dicen que la goleada pudo haber sido mas amplia.

La goleada de Hungría ante Inglaterra cambiaría el mapa del fútbol mundial. El 23 de Mayo de 1954, Inglaterra le devolvía la visita a Hungría en Budapest, esta vez el saldo sería peor para los inventores del fútbol, ya que caerían por 7 a 1.  

Antony Callero 

Historias…El mítico Honved de comienzos de los 50…un campeón sin corona

87b27b_3db24d863c516d9f4ea4018b3648b033.png

En los comienzos de la década del 50, hubo un club que brilló en su máximo esplendor en Europa, consiguiendo 5 títulos nacionales, y venciendo a los rivales mas poderosos del continente, hablamos del mítico Honved de Hungría.

El club inició sus actividades un 10 de Agosto de 1908, aunque su fecha oficial de fundación es el 3 de Agosto de 1909; fue un grupo de estudiantes, y su profesor Balint Barga quiénes iniciaron este proyecto, y lo denominaron Club Atlético Kispest. En principio se practicaba atletismo, gimnasia y esgrima, y posteriormente se incorporó el fútbol entre sus disciplinas.

Durante los primeros años el Kispest era un club modesto, habiendo logrado apenas una Copa de Hungría en 1926.

Pero en la década del 40 comenzaría la revolución. En 1943, dos fenómenos como Ferenc Puskas y Jozsef Bozsik debutaron en el primer equipo, era el comienzo de una nueva era para el club, y para el fútbol húngaro.

En Enero de 1949, el Ejército Húngaro toma el poder en el país, que se convierte en Estado Comunista. Los clubes fueron nacionalizados, el MTK pasó a ser el equipo de la Policía Secreta, y el otro club poderoso era el Ferencvaros.

El prestigioso entrenador Gustav Sebes, eligió al Kispesti para llevar a cabo su proyecto de trabajo. El club pasó a ser el conjunto del Ejército Húngaro, y cambió su denominación a Budapest Honved.

Los jugadores mas importantes del Ferencvaros, como Sandor Kocsis, Zoltan Czibor y Laszlo Budai, fueron reclutados por el Ejército, y comenzaron a pertenecer al Honved, así como Gyula Lorant y Gyula Grosics.

Allí el Honved iniciaría una etapa gloriosa, siendo campeones de Liga en 1949, 1950, 1952, 1954 y 1955. Su juego maravillaba a toda Europa, y era considerado en ese momento el mejor equipo del mundo, pero al no haber una competición de clubes, no pudieron coronarse en un campo de juego.

628b6b741276fb70ade0d9c66cd344f6

También el Honved era la base de la selección húngara, esos “mágicos magyares” que encandilaron Europa en esa década del 50, siendo campeones olímpicos en Helsinki 1952, y campeones de la Copa Dr. Geró. Habían vencido 6-3 a Inglaterra en Wembley, y después la humillaron con un 7-1 contundente en Budapest.

Llegaron a la final del Mundo de 1954 a paso arrollador, pero ahí los frenó Alemania, que protagonizó el “Milagro de Berna”, al derrotarlos 3-2, y dejando sin título a ese equipo de oro.

El 13 de diciembre de 1953, el Honved enfrentó al campeón inglés, el Wolverhampton Wanderers, en el Molineux Stadium ante 55.000 espectadores, vencieron 3-2 los ingleses, y salvaron el honor por su país, después de que días antes Hungría goleara al seleccionado de las islas por 7 a 1.

Este partido fue un antecedente importante para que se creara un verdadero torneo de clubes en Europa, con la participación de todos los campeones de las diferentes ligas.

En 1956 el Honvéd cayó en la primera ronda de la Copa de Europa ante el Atlético Bilbao de España, pero el ánimo no era el mejor en los futbolistas. En su país explotó la Revolución húngara, y la Unión Soviética invadió el país.

Jugaron el primer partido en Bilbao, cayendo 3-2, pero después se negaron a volver a su país, y disputaron la vuelta en Bruselas, empatando 3 a 3, y quedando eliminados. El Honved siguió participando de partidos amistosos por toda Europa, y también en Brasil,. con el fin de recabar fondos para sus familias, pese a que la FIFA había declarado ilegal al equipo.

Regresaron a Europa, y algunos como József Bozsik, László Budai, Gyula Lóránt y Gyula Grosics, decidieron volver a su país, en tanto que otros como Zoltán Czibor, Sándor Kocsis y Ferenc Puskás, recalaron en diferentes equipos del continente. Allí se terminaba ese ciclo de oro del espectacular Honved de Gustav Sebes, que ya pasaba a ser leyenda.

Antony Callero.